Internacional

null
Associated Press
The Shroud of Turin.

Debate sobre la Resurrección de Jesucristo continúa

abril 11, 2009
por Mark E. Moran
Mientras los Cristianos se preparan para celebrar uno de los días festivos más importantes para esta religión, el debate sobre la evidencia de la Resurrección de Jesucristo continúa.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Probando la creencia base del Cristianismo

La creencia en la Resurrección de Jesucristo tres días después de su muerte es una de las bases del Cristianismo. A través de la historia, tanto creyentes como escépticos han buscado evidencia física para corroborar lo que la Biblia dicta.

El más reciente ejemplo de esto es la columna del día viernes en The Daily Beast escrita por Jeffrey Hart, profesor retirado de la Universidad de Dartmouth, y titulada “10 Razones por las que la Resurrección realmente ocurrió.”

La mayoría de estas razones se basan en las conclusiones que el académico Ian Wilson publicó en su libro sobre el Sudario de Turín, considerado por muchos como la mortaja funeraria de Jesús. La décima razón disputa un informe de 1988 que asegura que, según el método de datación con carbono, el Sudario de Turín data de la Era Medieval, más de 1,000 años después de la muerte de Jesús. Otras fuentes también han atacado la validez de este informe. La proveniencia del Sudario ha sido tema de intenso debate desde que informes sobre su existencia comenzaron a aparecer en el siglo sexto.
En el 2007, Discovery News informó que nuevas evidencias científicas indican que una tumba en Jerusalén puede haber pertenecido a Jesús y a su familia. Discovery informó que hay indicaciones de que Jesús y Maria Magdalena pueden haber tenido un hijo. La tumba fue originalmente excavada en 1980, luego de que un equipo de construcción trabajando en un complejo de apartamentos descubriera la tumba. De los 10 osarios, o “cajas óseas de piedra lima” en la tumba, cinco estaban inscritas con los nombres Jesús, Maria, Matías, José y Maria Magdalena.

El informe no es consistente con la vida de Jesús según el Nuevo Testamento. Al igual que con todos los descubrimientos de esta naturaleza, los escépticos abundan.

Trasfondo: Creencias sobre la resurrección a través de los siglos

El debate sobre todos los aspectos de la vida, muerte y posteridad de Jesús ha estado activo por siglos. Durante un debate en la Universidad Holy Cross en el año 2006, el moderador, Dr. William Shea, habló sobre un debate del siglo 13 en España entre un fraile dominico y un rabino sobre si Jesús era realmente el Mesías. El Dr. Shea dijo que “el Rabino ganó el debate, el fraile perdió, y los Cristianos procedieron a quemar casas y negocios Judíos.”

Sin embargo, la creencia en la Resurrección de Jesucristo prevalece en Norteamérica. En el 2007, The Washington Post informó que las encuestas generalmente mostraban que entre un 65 y un 80% de los norteamericanos creen que Jesús resucitó de entre los muertos – en cuerpo y alma – el Domingo de Resurrección”. Por supuesto, el porcentaje de creyentes en la Resurrección varia de país en país.

En Gales, por ejemplo, una encuesta de marzo del 2008 publicada por el grupo Theos mostró que un 35% de los encuestados creían que Jesús resucitó de los muertos en forma física, mientras que un 24% creía en una resurrección espiritual.

Opinión y análisis: ¿Milagro o metáfora?


Un debate de marzo del 2006 en la Universidad Holy Cross preguntó: “¿Existe evidencia histórica para la resurrección de Jesús?” El sitio Web de la Universidad ofrece una trascripción de 38 paginas del debate, con evidencia sustancial proporcionada por cada uno de los partidos.

El final del debate consideró si las antiguas escrituras apoyaban la evidencia de la Resurrección. El Dr. William Lane Craig, profesor de filosofía de la Talbot School of Theology, dijo que “en caso de la tumba vacía y el entierro, tenemos cinco o seis fuentes independientes como evidencia. Por lo que, aparte del prejuicio contra los milagros, no hay una buena razón para negar la base histórica de esas narraciones.”

Craig comparó la veracidad de la evidencia de la Resurrección de Jesús favorablemente con la atestación de la muerte de César Augusto en 14 A.D. y la caída de Jerusalén en 70 A.D., además de otros eventos comúnmente aceptados en la historia.

Bart D. Ehrman, profesor de Estudios Religiosos de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill notó que el Dr. Craig se refería solamente a fuentes canónicas Cristianas.

Ehrman declaró que “las fuentes no-canónicas paganas nunca se refieren a la Resurrección de Jesús hasta siglos más tarde … hay fuentes no-canónicas Cristianas que hablan sobre la Resurrección … pero no creen que Jesús haya resucitado físicamente de entre los muertos.”

Una de las fuentes no-Cristianas más antiguas que menciona a Jesús es la obra “Antigüedad de los Judíos” (93-94 A.D.) del historiador Flavio Josefo, un Romano de origen Judío. Muchos aseguran que los pocos datos incluidos en su recuento son consistentes con los presentados en los Evangelios, pero el Profesor Ehrman asegura que Josefo mismo no creía en la Resurrección.

En un artículo reciente de LiveScience sobre “Jesús, el Hombre”, la columnista histórica Heather Whipps informó que “los académicos están de acuerdo sobre algunos elementos de la vida de Jesús de Nazaret y radicalmente opuestos sobre otros.” 

Marcus Borg, actual miembro del Seminario de Jesús, un grupo académico que debate los hechos de la vida de Jesús, dijo a Whipps que lo que se acepta generalmente como hecho sobre Jesús es “menos de lo que algunos Cristianos piensan, pero más de lo que algunos escépticos creen … la evidencia de que realmente existió es persuasiva para la mayoría de los académicos.”

Borg declaró a LiveScience que los hechos sobre los que los académicos suelen estar de acuerdo incluyen su nacimiento alrededor del año 4 A.C. en Nazaret; su religión Judía; que como adulto fue bautizado por Juan el Bautista y experimentó una visión divina; que fue conocido como curandero, educador y profeta; que fue ejecutado por los Romanos y que sus seguidores “lo reencontraron luego de su muerte. Está claro que tuvieron visiones de Jesús tal como lo habían conocido durante su vida histórica.”

Pero, según Borg dijo a PBS News Hour en 1997, cree en la Resurrección, pero no sabe qué ocurrió con el cuerpo o tumba de Cristo. No saber los detalles exactos, sin embargo, no importa. El significado de la Resurrección, dice, es que “Sus seguidores continúan viviéndolo como una realidad viva, una presencia viva luego de Su muerte.”

Al contrario, James Emery White, presidente del Seminario Teológico Gordon-Conwell, dijo al Post que “No hay una percepción de que ninguno de los seguidores tempranos tuvieran el más remoto sentido de que esto fuera metafórico.”