Nacional

Ron White, memoria

El Hombre de la Memoria se toma al mundo

abril 23, 2009
por Shannon Firth
Ron White, de 35 años, está entrenando para una competencia que ningún norteamericano ha ganado jamás – el Campeonato Mundial de la Memoria, a realizarse este noviembre en Bahrain. White quiere que la gente reconozca que no es como Rain Man; le ha costado arduo trabajo llegar hasta donde está.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Entrenamiento no tan básico

Un antiguo empleado de ventas por teléfono, White, auto-apodado “Hombre de la Memoria” ha enseñado talleres y seminarios de entrenamiento mental por los últimos 15 años. En marzo ganó el Campeonato de la Memoria de los Estados Unidos en Nueva York.

White atribuye su reciente victoria a un entrenamiento especial bajo el agua que los soldados navales le enseñaron, que le ayudó a deshacerse de las distracciones. White ha desarrollado también un programa computacional que muestra secuencias numéricas para mejorar la rapidez de su memoria. En su ultima competencia, dados 1,000 dígitos, logró recordar 167, un record en los Estados Unidos.

Como un gurú de la memoria a tiempo completo, White tiene que probar su talento continuamente. En una convención del 2007 Ron White dijo a un público de empleados de la marca de cosméticos Mary Kay que se levantaron si habían intercambiado nombres antes de iniciarse la conferencia. Ochenta personas se levantaron de sus asientos. Luego dijo, “Cuando diga su nombre, siéntense”.

White asegura que aprender sus técnicas de memorización puede ser útil para representantes de ventas, agentes de bienes raíces, estudiantes o quienquiera que gane su sueldo, o sus notas, en base a recordar rostros, nombres y datos.

Algunas personas no entienden la utilidad de entrenar su cerebro para que recuerde cosas, y llaman a su trabajo “tonto.” White responde diciendo que “es tonto vender a alguien una casa de 300,000 dólares y luego verlos dentro de tres semanas y no recordar su nombre.”

Trasfondo: Cómo ganar una competencia de memoria

En el 2005, el escritor de Slate Joshua Foer explicó el criterio para obtener el titulo de gran maestro de la memoria: “memorice 1,000 dígitos en menos de una hora, el orden preciso de 10 mazos de cartas mezcladas en el mismo periodo de tiempo, y el de un mazo mezclado en menos de dos minutos.” En el momento de publicación del articulo, existían 36 grandes maestros en el mundo. Solamente uno de ellos era norteamericano. Scout Hagwood de Carolina del Norte ha ganado cada Campeonato de los Estados Unidos entre el 2001 y el 2004. En el 2005 se retiró para escribir su libro acerca de, por supuesto, la memoria.

Foer exploró cómo trabajaban los competidores, y escribió que “el cerebro no está construido para recordar símbolos abstractos como números y cartas de juego,” pero al usar métodos mnemónicos algo abstracto puede transformarse en algo con sentido. Foer añade que “los dígitos binarios pueden volverse tan memorables como su propia dirección.”

Contexto histórico: El Campeonato de la Memoria del 2008

Ben Pridmore de Inglaterra ganó el primer lugar en el Decimoséptimo Campeonato Anual de la Memoria en el 2008.

Tony Buzan, fundador de los Campeonatos Mundiales de la Memoria, estuvo particularmente complacido con el números de records rotos el año pasado, incluyendo el de Johannes Mallow, de Alemania, quien en 15 minutos recordó 110 fechas históricas a la perfección.

Un informe de prensa declara que “Los competidores rompieron barreras que pocos años atrás la gente asumió que nunca serian alcanzadas, equivalentes a la milla de 4 minutos en atletismo o la barrera de los 7 pies en salto alto.

Temas relacionados: Hipertimesia: Memoria total, totalmente abrumador; ¿Es cierto que Brain Age y Sodoku estimulan la inteligencia?

Los recuerdos que guardamos y los que perdemos son esenciales para nuestra percepción de nosotros mismos. Nadie entiende eso mejor que Jill Price, una administradora escolar de 42 años de Los Angeles que recuerda casi todos los días de su vida perfectamente.

En el 2008, dos investigadores de la Universidad de Michigan demostraron que la inteligencia fluida, el tipo de memoria utilizada para resolver nuevos problemas, puede mejorarse entrenando la memoria de trabajo de una persona.