Salud

genes miedo, genes y miedo

Genes controlan el miedo, según indican estudios

abril 09, 2009
por Haley A. Lovett
Dos variantes genéticas contribuyen al desarrollo del miedo y a las dificultades para superarlo, según han descubierto los científicos. Un estudio anterior descubrió que los genes pueden determinar cambios en los temores de los niños. 
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Genes hacen que los niños pequeños teman a las serpientes, no a las armas

Un estudio del 2008 que utilizó parejas de gemelos descubrió que los factores genéticos que influencian el miedo a tempranas edades son diferentes que los factores genéticos que influencian los temores luego de la pubertad. Estudios anteriores han concluido que los niños naturalmente están más asustados de cosas que han sido peligrosas para los humanos por siglos, tales como las serpientes, que de peligros modernos. A medida que los niños crecen, factores sociales y ambientales les enseñan a temer nuevos peligros.

El estudio examinó tres diferentes tipos de miedos: miedos situacionales (miedo a la oscuridad, a volar, etc.), miedos animales (miedo a los perros, las serpientes, etc.) y miedo a las heridas corporales (miedo a la sangre, al doctor, etc.). Los resultados mostraron que la genética juega un papel en todos los tipos de miedos, pero que los miedos de estos tipos varían a través del tiempo.

Kenneth S. Kendler de Virginia Commonwealth University lideró el estudio, y dijo a WebMD que los cambios en la influencia genética sobre los temores pueden ser beneficiosos desde un punto de vista evolutivo. “Vayamos hacia atrás 500,000 años: ¿Cuáles son las cosas en el entorno que asustarían a un niño de 7 u 8 años? Puede ser una serpiente que los muerda. Puede ser la oscuridad, porque si tienes 7 años y está oscuro, no puedes encontrar a tus padres, y puedes ser comido por un guepardo o una hiena. Pero para cuando tienes 20 años, el tipo de peligros que te asustarán serán otros. Pueden ser factores sociales – tales como otras personas que te golpearán si vas tras su novia.”
El estudio descubrió también que a medida que los niños se acercaban a la pubertad, los factores ambientales compartidos que contribuyeron a los temores de los mellizos disminuyeron en importancia, para ser reemplazados por experiencias individuales únicas que pasaron a determinar los miedos.  

Trasfondo: Variantes genéticas contribuyen al miedo y la ansiedad

Psicólogos del Instituto Karolinska en Suecia y la Universidad de Greifswald en Alemania descubrieron que dos variantes genéticas contribuyen a la facilidad con la que una persona desarrolla un miedo, y la dificultad que tiene para superarlo.

Las variantes genéticas, conocidas como polimorfismos, pueden cambiar la forma en la que los genes funcionan. Los polimorfismos son variantes comunes, no mutaciones nuevas, y ocurren en al menos un 1% de la población. Los científicos de este estudio se concentraron en los polimorfismos de dos genes – el gen transportador de la serotonina y el gen para la enzima COMT.

En el estudio, se mostraba dos fotografías a los participantes, una de las cuales venía acompañada de un shock. Al día siguiente, los participantes miraron las mismas fotografías, esta vez ninguna de ellas acompañada de un shock.

Los psicologos descubrieron que los participantes con una cierta variante del gen transportador de serotonina que acorta el gen fácilmente desarrollaron un temor a la fotografía con el shock, mientras que los participantes con una versión más larga del gen no desarrollaron un temor tan fuerte a la fotografía, informó Physorg.com.

El estudio demostró también que la variante del gen para la enzima COMT contribuye en la facilidad con los que los participantes podían sobreponerse a su miedo al shock al regresar al experimento al día siguiente.