Salud

experiencia musical y eficiencia neural
Jacob Lopez/AP

Música y emociones: Cómo la comprensión de su conexión podría impactar el tratamiento del autismo

abril 07, 2009
por Shannon Firth
Estudios científicos sobre la relación entre la música y las emociones podría impactar el tratamiento de niños con desórdenes de comunicación como el autismo y de pacientes con Alzheimer.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Cómo oyen los músicos

Cuando Nick Coleman, crítico y amante de la música, repentinamente perdió la audición en su oído derecho, perdió también su habilidad de apreciación de la resonancia emocional de la música. “Solía escuchar ‘edificios’ … formas tridimensionales de sustancia y tensión arquitectural … Ahora solamente escucho dibujos arquitectónicos … No puedo penetrar la música ni percibir sus espacios interiores.”

La historia de Coleman destaca una habilidad que muchos damos por sentado – la capacidad de extraer emoción de la música.

Reconociendo la resonancia emocional de la música, investigadores de la Universidad de Northwestern encontraron un método científico para estudiar la relación entre la música y la emoción aislando un sonido y midiendo la respuesta cerebral de las personas ante él.

A través de una cuidosa experimentación, lograron descubrir una significativa relación entre la instrucción musical y la habilidad de percibir emoción en el sonido. Su estudio fue publicado en la Revista Europea de Neurociencia en marzo.

Un equipo interdisciplinario de investigadores liderado por Dana Strait, una ex–terapeuta de autismo, escogió a 30 sujetos, hombres y mujeres diestros(as) entre los 19 y 35 años de edad. El estudio utilizó exámenes para monitorear la actividad cerebral en cuanto a timbre, tiempo y tono para identificar “un sonido emocional científicamente validado.” 

Los sujetos fueron categorizados como músicos o no-músicos. Los músicos fueron asimismo subdivididos en grupos dependiendo de su edad, cuándo comenzaron a entrenar y el número de años de entrenamiento.

Los sujetos vieron un video sobre naturaleza con subtítulos y escucharon un sonido de 250-milisegundos de un bebé llorando a través de audífonos; su sensibilidad al sonido fue monitoreado a través de electrodos en sus cabezas.

A diferencia de los cerebros de los no-músicos, la actividad cerebral de los músicos mostraron una fijación en los aspectos más complejos del sonido del llanto del bebé – los segmentos con más alto nivel de “contenido emocional.” El descubrimiento fue más pronunciado en los sistemas nerviosos de los músicos que comenzaron a practicar en forma temprana y estudiaron por más tiempo.

Según declaró Strait, “que sus cerebros respondan en forma más rápida y precisa que los cerebros de los no-músicos es algo que esperaríamos se tradujera a la percepción de emoción en otros escenarios.”

Los investigadores notaron que la habilidad precisa de estos músicos al procesar y codificar sonidos es una debilidad para los niños con desórdenes de lenguaje, tales como el autismo y el síndrome de Asperger.

Así, la co-autora del estudio y neurocientífica Nina Kraus presume que los resultados del estudio apoyan la teoría de que la experiencia musical podría ayudar a los niños con dificultades al procesar el lenguaje.

Comprendiendo la terapia musical

El Centro de Terapia Musical Nordoff-Robbins explica los beneficios de la terapia musical: “para quienes tienen desórdenes comunicativos puede mejorar la expresividad y la habilidad de interactuar; para personas aisladas por enfermedad o discapacidad puede proveer un medio para socializar, compartir y participar en la comunidad.”

En un breve video de YouTube del Centro de Terapia Musical Nordoff-Robbins, Robin Shaw explica que la terapia musical ayudó a su hijo a aprender a hacer de todo, desde caminar hasta comer.

Shaw declaró que el terapeuta musical de su hijo Joshua lo expresó de la mejor manera diciendo que “Joshua no quería a nadie en su mundo, y tenia un mundo precioso que le enseñaría a Josh a compartir.”

Debatiendo el poder terapéutico de la música

En una entrevista con WNYC, Clive Robbins, un pionero en la terapia musical y co-fundador del Centro Nordoff-Robbins en la Universidad de Nueva York, debate las cualidades curativas de la terapia musical con el Dr. Steven P. Novella, director de neurología general de la Escuela de Medicina de Yale.

Robbins cree que la música puede curar, particularmente si el individuo está “directamente involucrado en la creación de la música”. El Dr. Novella, está de acuerdo con que la música tiene algunos beneficios, añade que “yo trazo la línea … en la sugerencia de que la música está de alguna forma haciendo algo especial o especifico al cerebro más allá de involucrarlo en una actividad.”

“Por qué la música es importante para los pacientes de Alzheimer”

En mayo del 2008, científicos del Centro Tannenbaum para la Biología de la Creatividad de UCLA comenzaron un estudio explorando cómo los niños con un espectro de desórdenes de autismo (ASD) y niños con desarrollo típico respondían a la emoción en la música y la expresión facial. Istvan Molnar-Szakacs, el jefe de investigación del estudio, declaró que activando las áreas del cerebro que procesan emoción por medio de música emotiva, espera poder mejorar la capacidad de los niños de reconocer emoción a través de otros medios, como por ejemplo la expresión facial.

La idea de que una canción puede evocar recuerdos de personas, lugares y momentos de nuestro pasado no es algo nuevo, pero Petr Janata, profesor asociado de la Universidad de California, Davis, ha descubierto el por qué.

En marzo, un estudio de la UC Davis demostró que la memoria, la música y las emociones activan la misma región del cerebro, lo que puede tener implicancias para los pacientes de Alzheimer.

Terapia musical

Para mayor información sobre la terapia musical y para responder preguntas frecuentes visite el sitio Web de la Asociación Americana de Terapia Musical.