Entretenimiento

null

Nuevo look de Susan Boyle desafía nuestra actitud ante las celebridades

abril 28, 2009
por Rachel Balik
La sensación del concurso de talento “Britain’s Got Talent” Susan Boyle asombró al público con la incongruencia entre su desaliñada apariencia y su hermosa voz. ¿Cómo reaccionará el público ahora?
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Boyle se vuelve morena y recibe comentarios mixtos

Los fanáticos, productores y medios no saben bien cómo reaccionar ante el nuevo, más sofisticado look de la sensación de “Britain’s Got Talent” Susan Boyle. Susan ha aparecido recientemente con su cabello canoso teñido y con cejas notoriamente más delgadas. Un publicista británico dijo a The Associated Press que Boyle estaba tomando un riesgo al volverse más elegante, ya que su conexión con el público se basaba en su aspecto común. Pero otros, particularmente las mujeres, sienten simpatía ante el cambio.

Boyle conquistó a las audiencias al probar que el talento podía más que la apariencia física; pero ahora, está siendo constantemente fotografiada y sujeta a la presión de la atención mediática.

Aún así, el nuevo look de Boyle es relativamente simple, y costó 100 libras (aproximadamente 150 dólares), informó el periódico Daily Mail. Amanda Holden, parte del jurado de “Britain’s Got Talent,” ha dicho que es importante que Boyle no cambie su apariencia, pero un portavoz del programa dijo que Boyle es libre de hacer lo que quisiera con su cabello.

Trasfondo: Susan Boyle demuestra que el talento va más allá de la apariencia

La previamente desaliñada Susan Boyle solamente logró reunir el coraje para audicionar para “Britain’s Got Talent” luego de la muerte de su madre, quien le había dicho siempre que sería exitosa. Cuando salió al escenario, el público se burló de ella, y los tres jueces sonrieron sardónicamente, incrédulos. Tenía el cabello erizado, cejas demasiado gruesas y un vestido poco atractivo.  

Luego de su deslumbrante interpretación de “I Dreamed A Dream” (“Soñé un Sueño”), Simon Cowell declaró su actuación meritoria del “si” más definitivo que hubiera dado nunca. La juez Amanda Holden dijo a Boyle que, antes de oír su voz, el público entero se había burlado de ella. Boyle se convirtió en una sensación inmediata.

Opinión y análisis: ¿Qué tiene de malo un cambio de apariencia?

Barb Shelly, columnista del Kansas City Star, incita a los lectores a recordar que el talento de Boyle es el mismo, sin importar su apariencia. La forma de las cejas de Boyle no debería en ninguna forma afectar su canto. La columna nota la ironía en que si bien conquistó al público son su voz, el mundo está ahora concentrado en su apariencia.

Robin Givhan del Washington Post dio un enfatico voto a favor del cambio de apariencia de Boyle la semana pasada. Givhan explica que Boyle desencadenó nuestra “ambivalencia cultural sobre la apariencia,” y nota lo mucho que las estrellas deben trabajar para verse tan hermosas como se ven. Como público, las resentimos y admiramos simultáneamente. Nos gusta Susan Boyle porque es un patito feo, pero eso quiere decir que para que la historia se complete, debe convertirse en cisne. Susan no perderá su peculiar imagen, pero tiene derecho a vivir su cuento de hadas.