Religión y Espiritualidad

null

Rezar podría incrementar la capacidad mental

agosto 18, 2009
por Anita Gutierrez-Folch
Un nuevo estudio ha descubierto que el rezo intenso y la meditación tienen un efecto positivo sobre la habilidad mental, llevando a un investigador a sugerir que es posible reconciliar la ciencia y la religión.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Beneficios mentales del rezo y la meditación

Según Andrew Newgerg, un autor de neurociencia y presidente del Centro para la Mente y Espiritualidad de la Universidad de Pennsylvania, el rezo y la meditación pueden mejorar la capacidad y habilidad cerebral, escribe Tom Heneghan para Reuters.

Tal como explica el nuevo libro de Newberg, “How God Changes Your Brain” (“Cómo Dios puede cambiar su cerebro”), los individuos religiosos “e incluso los ateos pueden disfrutar de los beneficios mentales que los creyentes obtienen de su fe.” Los ejercicios de fe tales como la meditación y el rezo tienen efectos beneficiosos sobre nuestros cerebros, mejorando la concentración y la calma. Según indica Reuters, los escaneos cerebrales mostraron que “la meditación intensa altera nuestra materia gris, reforzando regiones que enfocan la mente y llevan a la compasión mientras calman aquellas regiones relacionadas con el miedo y la ira.”

El efecto positivo no depende de si el individuo realmente cree en una conexión sobrenatural a través del rezo o es simplemente “un ateo repitiendo un mantra,” explica Newberg. “En esencia, cuando piensa sobre los grandes asuntos de la vida – sean estos religiosos, científicos o psicológicos – su cerebro crecerá,” dice a Reuters.

Trasfondo: Neuroteología

Tal como explica Newberg, la neuroteología estudia “el papel del cerebro en la creencia religiosa,” cuidadosamente examinando los cambios en la mente de un creyente al considerar la compleja noción de Dios. El concepto de neuroteología presenta un interesante enfoque del controversial postulado que indica que la religión y la ciencia son opuestos, albergados en segmentos completamente diferentes de la mente y el alma humana. Los estudios de Newberg demuestran que no hay un área especifica del cerebro que responsa a la estimulación espiritual. En vez, “las experiencias religiosas estimulan neuronas en varias áreas diferentes del cerebro, al igual que lo hacen otros eventos.”

El Centro para Libertad y Ética Cognitiva explora la neuroteología y examina cómo la espiritualidad se ve reflejada en la actividad del cerebro humano. Como explica el psicólogo David Wulff de Wheaton College en Massachusetts, la neuroteología intenta comprender las reacciones del cerebro humano al “encontrarse con una realidad diferente a – y, en un sentido crucial, más alta que – la realidad de la experiencia de cada día.”

Tema relacionado: ¿Sirve la religión para reducir la ansiedad?

Dos estudios recientes sobre actividad cerebral sugieren que las personas religiosas sienten menos ansiedad que los no creyentes cuando cometen errores. Los profesores de psicología en la Universidad de Toronto midieron las reacciones de los participantes a sus propios errores durante un test de Stroop, una prueba cognitiva estándar. Los creyentes mostraron menos actividad en una porción del cerebro típicamente estimulada durante la ansiedad.