Educación

familia bilingüe, criando niños bilingües, desarrollo bilingüe

Padres trabajadores se esfuerzan por criar niños bilingües

noviembre 11, 2009
por Anita Gutierrez-Folch
Aunque los beneficios del bilingüismo para el éxito académico y profesional son bien reconocidos, es difícil para muchos padres enseñar sus primeros idiomas a sus hijos.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Beneficios del bilingüismo

A pesar de las ventajas de criar niños que hablen más de un idioma, es difícil para muchos padres que crecieron en hogares bilingües encontrar el tiempo necesario para enseñar a sus hijos un segundo idioma, informó Cindy Krischer Goodman para el Miami Herald.

Según datos de la American Community Survey del censo de los Estados Unidos en el 2008, citada por el Miami Herald, aproximadamente 15 % de los 53 millones de niños entre los 5 y 17 años de edad en los Estados Unidos son bilingües. El porcentaje crece dramáticamente en áreas con grandes poblaciones latinas, tales como los condados de Boward y Miami-Dade en Florida, donde un 43% de los 677,330 niños entre 5 y 17 años de edad son bilingües.

A causa de la recesión, el bilingüismo y el multilingüismo se han convertido en bienes escasos que pueden grandemente incrementar las oportunidades de encontrar empleos, explica Krischer. El bilingüismo ha probado también ser beneficioso para el desarrollo cognitivo de los niños, escribe Jennifer Santiago para Babyzone. Tal como la psicóloga Carey Myles, autora del libro “Raising Bilingual Children,” nota, el bilingüismo ha sido ligado a varios efectos cognitivos positivos, incluyendo “lectura temprana, mejores aptitudes de resolución de problemas y mejores resultados en los SATs, incluyendo la sección matemática.” El bilingüismo podría contribuir también al reforzamiento de los vínculos familiares, permitiendo a los niños “comunicarse cómodamente en el primer idioma de sus abuelos, por ejemplo,” añade Santiago.

Aprender un segundo idioma durante la adultez, si embargo, resulta mucho más difícil que aprenderlo poco a poco durante la niñez. Según indica un estudio reciente conducido por un grupo de científicos de la Escuela Internacional de Estudios Avanzados en Italia, citado por el blog SpanglishBaby, la exposición temprana a dos idiomas diferentes incrementa la flexibilidad cerebral. “Los bebés criados en forma bilingüe – simplemente hablándoles en dos idiomas – pueden aprender ambos idiomas en el mismo tiempo que toma a la mayoría de los bebés aprender uno.” 

Sin embargo, los ocupados horarios escolares muchas veces dificultan a los padres proveer la consistencia que los niños necesitan para alcanzar la fluidez en un segundo idioma. Incapaces de impartir la enseñanza por si mismos, muchos padres bilingües buscan escuelas de lenguaje para suplementar la exposición a la nueva lengua que suele faltar en el hogar. “La gran mayoría de mis clientes tienen altos estándares y expectativas,” explica Roberto Giuffredi, dueño de Step by Step Languages en Miami, al Miami Herald. “Tienen una meta: que sus hijos se vuelvan proficientes para que más adelante en la vida tengan una ventaja por sobre sus competidores.”

Trasfondo: Español en los suburbios

Un gran incremento en el número de inmigrantes hispánicos en las áreas suburbanas alrededor de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut motivó a muchos distritos escolares a agrandar y mejorar sus programas bilingües, reportó Ford Fessenden para el New York Times en el 2007. Tal como explica Fessenden, la ley federad No Child Left Behind requiere que las escuelas mantengan un cierto estándar con respecto a los puntajes en pruebas. Esto ha “forzado a muchas escuelas a asegurarse de que subgrupos como los estudiantes hispánicos rindan bien. Si no, las escuelas reciben una reputación pública como fracasos.”

Además de ayudar a los alumnos a rendir bien tanto en inglés como en español, las escuela suburbanas están intentando que los “padres trabajadores, cultural y lingüísticamente aislados” se involucren en la comunidad escolar.

Tema relacionado: Inmersión lingüística y creatividad

Siguiendo los resultados de un intrigante estudio estableciendo evidencia de un enlace entre vivir en el extranjero y una mejor creatividad, 21 escuelas primarias en Utah decidieron ofrecer programas lingüísticos de “inmersión dual.” Los programas buscan motivar a los estudiantes a vivir en el extranjero, una experiencia que, según los estudios, mejora las aptitudes de resolución de problemas. Teóricamente, quienes aprenden otro idioma tienen mayor probabilidad de dar el paso y vivir en el extranjero, sugiriendo que los programas de Utah podrían producir una nueva generación de estudiantes creativos.