Días Festivos

Santa claus nast, santa claus y sus obras, thomas nast santa
Una ilustración a color de el libro de 1866 “Santa Claus y sus obras” de Thomas Nast.

Preguntas y respuestas: La historia de la Navidad

diciembre 25, 2009
por el Equipo de encontrandoDulcinea
Entérese sobre por qué celebramos la Navidad el 25 de diciembre, cuándo esta fiesta se volvió popular en Norteamérica y de dónde derivan las tradiciones de Santa Claus y el árbol de Navidad.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

¿Por qué se celebra la Navidad el 25 de diciembre?

Los evangelios entregan pocas indicaciones sobre la fecha del nacimiento de Cristo. Los pensadores cristianos tempranos teorizaron sobre muchos días para su nacimiento, la mayoría de ellos durante el invierno y la primavera. Durante el siglo cuarto, los romanos comenzaron a celebrar su nacimiento el 25 de diciembre, y la fecha pronto se propagó por otros países de Europa.

Muchos historiadores creen que los cristianos escogieron la fecha para coincidir con los numerosos festivales paganos que ocurrían al mismo tiempo, tales como Saturnalia y Sol Invictus. Otros, incluyendo al Papa Benedicto XVI, sugieren que la fecha fue escogida tomando la fecha tradicional de la muerte de Cristo (25 de marzo), asumiendo que fue también la fecha de su concepción y añadiendo nueve meses.

¿Cuándo comenzó a celebrarse la Navidad en Norteamérica?

La Navidad no era una fecha celebrada durante los primeros años de Norteamérica. Los mayor parte de los colonos europeos eran puritanos, que no creían que el nacimiento de Cristo debiera celebrarse porque su fecha de nacimiento no era especificada en la Biblia. Además, creían que la celebración, particularmente los aspectos más decadentes derivados de los festivales paganos, contribuían al comportamiento inmoral.

La celebración de la Navidad fue prohibida por el gobierno puritano de Massachussets entre 1659 y 1681. La Navidad siguió siendo poco popular durante la Revolución Norteamericana a causa de su asociación con las costumbres inglesas.

No fue hasta principios del siglo 19 que la Navidad comenzó a afianzarse en Norteamérica, a medida que autores como Washington Irving y Charles Dickens la redefinieron como una pacífica fiesta familiar.

¿Cuáles son los orígenes de Santa Claus?

La primera inspiración para Santa Claus es San Nicolás, el Obispo de Myra (en lo que hoy es Turquía) a principios del siglo cuarto, conocido por ayudar a los pobres y entregar regalos a los niños. Durante la Edad Media los cristianos celebraban el día de su banquete, el 6 de diciembre, dejando regalos para los niños en sus zapatos.

Santa Claus derivó también de Odin, el dios pagano de origen nórdico y germano. Odin tenia una larga barba blanca y cabalgaba por los aires en un caballo de ocho patas para entregar regalos a los buenos niños durante Yule, una celebración pagana en la mitad de invierno.

La Reforma Protestante no patrocinaba las celebraciones de San Nicolás, pero el personaje siguió siendo popular en los Países Bajos, donde era conocido como Sinterklass. Los inmigrantes holandeses en Nueva York celebraban Sinterklass a fines del siglo 18. En 1809, Washington Irving propagó la leyenda y añadió nuevos detalles, escribiendo que San Nicolás voló por los aires en un trineo entregando regalos en calcetines colgados alrededor de la chimenea.

Muchos de los detalles del Santa Claus moderno fueron desarrollados en el poema “Una Visita de San Nicolás,” publicado en el Troy (N.Y.) Sentinel el 23 de diciembre de 1823. También conocido como “‘Twas the Night Befote Christmas,” el poema describe a Santa como un hombre regordete y alegre que viaja en un trineo empujado por ocho renos y entra a los hogares por la chimenea para entregar regalos de su saco.

La imagen moderna de Santa Claus fue creada por el dibujante Thomas Nast de Harper’s Weekly, quien dibujó a Santa en una serie de 32 historietas entre 1863 y 1886. Nast,  cuya descripción de Santa Claus derivó de “Una Visita de San Nicolás” y sus ancestros alemanas, puede haber inventado la idea de que Santa vive en el Polo Norte.

La leyenda de Santa Claus fue publicitada en 1897, cuando el New York Sun publicó una editorial en respuesta a Virginia O’Hanlon, de ocho años, quien preguntó si Santa Claus existía. Escrita por Francis Pharcellus Church, respondía: “Si, Virginia, Santa Claus existe. Existe con tanta seguridad como el amor, la generosidad y la devoción existe, y tu sabes que existen y dan a tu vida la mayor belleza y alegría. Oh! Qué triste seria el mundo si no existiera Santa Claus.”

Los publicistas en el siglo 20 utilizaron a Santa Claus como promoción, expandiendo su popularidad grandemente. Las campañas de marketing más famosas fueron producidas por Coca-Cola, que comenzando en 1931 comenzó a incluir sus propias variaciones del Santa Claus de Nast.

¿Cuáles son los orígenes del árbol de Navidad?

Los árboles y otras plantas, tales como el muérdago y el acerbo, eran utilizadas en las fiestas paganas del solsticio de invierno. “Desde tiempos paganos las plantas siemprevivas han sido valiosas por su capacidad de retener signos de vida en mitad del invierno … Los primeros cristianos presentaban plantas siemprevivas en sus hogares para simbolizar la vida eterna,” explica la BBC.

Se cree que la costumbre de decorar árboles para Navidad se originó durante los siglos 14 y 15 en Alemania, aunque la primera evidencia escrita de un árbol decorado data de 1510 en Riga, Latvia. Los alemanes  traían “árboles del paraíso,” que simbolizaban el Jardín del Edén en las obra sobre Adan y Eva, a sus hogares el 24 de diciembre y los decoraban con obleas. Luego comenzaron a agregar otras galletas y velas, y la práctica se volvió generalizada durante los siglos 17 y 18.

Los británicos comenzaron a adoptar la costumbre a finales del siglo 18
, y fue popularizada por el Príncipe Alberto, marido de la Reina Victoria, quien decoraba un árbol en el hogar real a comienzos de los años 1840.

Los norteamericanos se demoraron en adoptar la costumbre; no fue hasta los años 1890 que comenzó a propagarse fuera de los inmigrantes alemanes. Los árboles norteamericanos eran más grandes que los típicos árboles alemanes, que median unos cuatro pies, y eran decorados alegremente con ornamentos de colores en vez de galletas y nueces.

“La electricidad trajo consigo las luces navideñas, posibilitando que los árboles de Navidad brillaran por días y días,” explica History.com. “Con esto, los árboles de navidad comenzaron a aparecer en plazas urbanas a lo largo del país, y tener un árbol de Navidad en el hogar se convirtió en una tradición norteamericana.” 

Comenzando en 1923, la Casa Blanca comenzó la tradición de decorar un árbol en el jardín de la Casa Blanca. El primer árbol de Navidad fue decorado en el Rockefeller Center de Nueva York en 1931,y la primera ceremonia para encenderlo se realizó dos años más tarde.