Internacional

null
Participantes corren en la Calle Estafeta durante el segundo encierro de los toros de pelea Cebada Gago durante el Festival de San Fermín, en Pamplona, España del norte, el miércoles 8 de julio del 2009 (AP).

Español corneado por un toro en el Festival de San Fermín en Pamplona

julio 10, 2009
por Anita Gutierrez-Folch
La muerte del español Daniel Jimeno Romero nubló las festividades del día de ayer, sirviendo como recordatorio de que, en medio de la algarabía, correr con toros agresivos es un gran peligro.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Cuarta corrida lleva a sangrienta muerte

El cuarto encierro de toros en el Festival de San Fermín de este año en Pamplona terminó con la muerte de Daniel Jimeno Romero, de 27 años, nativo de Alcalá de Henares de vacaciones en Pamplona con su familia, informa The Associated Press. A pesar de la muerte de Jimeno Romero, las corridas de toros restantes continuaran según lo planeado, y el festival acabará este martes.

El sitio oficial del Festival de San Fermín cita una declaración de Maria Kutz, ministra de salud del gobierno de Navarra, explicando que Jimeno Romero “sufrió una herida intra-clavicular en el cuello, lo que causó que perdiera mucha sangre y llegara al hospital con un paro cardiaco.”

Tal como explica AP, Jimeno Romero fue corneado por Capuchino, un toro de 1,130 libras que se separó del resto de la manada, asustándose y volviéndose extremadamente agresivo. El periódico español El País publicó un video sobre la tragedia, que muestra a Jimeno Romero tropezándose con otros corredores en su intento de escapar del toro, cayéndose y no pudiendo escapar a través de una de las rejas protectoras. El toro logró herirlo fatalmente en el cuello con su cuerno derecho. Jimeno Romero sangró profusamente mientras los paramédicos intentaron salvarlo.

Fernando Boneta, director del Hospital Virgen del Camino, dijo a AP que tres otras personas habían sido cornadas, y seis otras personas heridas durante el encierro.

Trasfondo: Muertes recientes en los encierros de toros

Desde que el festival comenzara a tomar registros en 1924, 14 personas han muerto, informó AP en el 2008; Jimeno Romero es el número 15. In en 2003, el local Fermín Exteberri, de 63 años, fue pisoteado por uno de los toros y murió luego de pasar varios meses en coma. En 1995, Matthew Tassio, un norteamericano de 22 años, sufrió de una “corneada fatal,” según indica AP. Tassio “murió porque no conocía la regla cardinal del correr con los toros: ‘al caerse, hay que quedarse abajo,’” añade el Sunday Herald. En el 2008, un accidente no relacionado directamente con la corrida se llevó otra vida: “un irlandés cayó a su muerte desde uno de los muros de la ciudad,” informa el Sunday Herald.

Contexto histórico: El Festival de San Fermín

La conservadora ciudad española de Pamplona se transforma sensacionalmente cada 6 de julio, cuando se concierte en anfitriona de las festividades de San Fermín, atrayendo a miles de entusiastas visitantes provenientes de todas partes del mundo. A pesar de la gran cantidad de alcohol, las peligrosas corridas de toros y la algarabía general, los corredores vestidos de blanco con pañuelos rojos alrededor del cuello aun rinden homenaje a San Fermín, un mártir del siglo octavo decapitado por abogar por el Cristianismo durante la era Musulmana. ¿Cómo? “lanzando huevos, harina, azafrán y vino unos a otros,” informa el Sunday Herald. 

Tal como explica Spanish Fiestas, el festival original se realizaba el 10 de octubre, pero a medida que su espíritu religioso fue disminuido con la inclusión de música, bailes, banquetes y peleas de toros, el Consejo de Pamplona propuso moverlo al 7 de julio. La primera celebración oficial del nuevo festival de San Fermín, que conglomeraba las fiestas religiosas, comerciales y las peleas de toros, ocurrió en 1591. Los participantes extranjeros comenzaron a aparecer en los registros datados durante los siglos 17 y 18.

Opinión y análisis: La toma de riesgos puede ser genética

“No soy un psicólogo, pero en papel, el festival es un desastre,” dijo un oficial de policía al Sunday Herald. “Cientos de miles de personas que no hablan los mismos idiomas beben hasta quedar inconscientes.” Como si correr con los toros no fuera lo suficientemente peligroso, la intoxicación solamente añade a los peligros involucrados, dejando a muchos preguntándose por qué las personas arriesgan sus vidas de forma tan poco juiciosa.

Según indica un articulo de la revista Outside, los investigadores están aprendiendo más sobre los cerebros de los tomadores de riesgos extremos, cuyos aparentemente enloquecidos planes no se ven postergados por la amenaza del peligro o la inestabilidad económica global. Los científicos han determinado que la proclividad a tomar riesgos está en nuestros genes, y puede ser responsable por la evolución humana. Quienes están “genéticamente inclinados a buscar las proteínas de mejor sabor, los pastos más verdes, las mejores parejas o los territorios poco familiares” han hecho que la humanidad avance, sugiere Florence Williams a Outside. 

Tema relacionado: “The Sun Also Rises” de Ernest Hemingway

En 1926, el escritor norteamericano Ernest Hemingway ayudó a incrementar la fama internacional del Festival de San Fermín con la publicación de su novela “The Sun Also Rises.” La novela describe la festividad anual en Pamplona a través de los ojos de un veterano de la Primera Guerra Mundial. Según indica SparkNotes, los episodios de peleas de toros en la novela son altamente simbólicos, resonando con varios temas y personajes a lo largo de la novela.