Salud

null

Estudiando los datos del programa de cuidado de salud en los Estados Unidos

julio 07, 2009
por el Equipo de encontrandoDulcinea
Con el Presidente Obama transmitiendo su ruego por una reforma del programa de cuidado de salud en televisión nacional, los legisladores están luchando por proponer el plan perfecto. Pero olvide los proyectos de Capitol Hill y observe el verdadero trazado del paisaje  - ¿cuáles son las realidades actuales del sistema de salud norteamericano?
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Gastos del sistema de salud de los Estados Unidos

En el 2007, estados Unidos gastó 2.2 trillones de dólares en cuidados de salud, o 7,421 dólares por persona. Durante los pasados 40 años, los costos por cuidados de salud han incrementado a una tasa drásticamente mayor que la inflación o los sueldos. Solamente desde 1999, las primas del cuidado de salud han incrementado en un 119%, mientras que los sueldos han incrementado solamente en un 34%. En el 2007, 54% de los costos de cuidados de salud eran cubiertos por fondos privados, y un 46% era cubierto por fondos gubernamentales.

En el 2009, se espera que los costos de salud consuman un 17.6% del producto doméstico bruto; se proyecta además que esta cifra aumentará hasta un 20% para el 2018, a medida que los gastos totales alcanzan un estimado de 4.3 trillones de dólares. En comparación, los gastos de salud en 1970 significaron solamente un 7.2% del producto domestico bruto, y Estados Unidos gastó solamente 356 dólares por persona en cuidados de salud.

Los negocios están luchando para adaptarse a los desorbitados costos de salud. “Los negocios norteamericanos están perdiendo su habilidad de competir en el mercado global,” según indica un informe del gobierno, a causa de los “aplastantes costos por cuidados de salud.” El informe mordazmente nota que en el 2007, los costos de cuidados de salud pusieron a General Motors “en una desventaja de 5 billones de dólares ante Toyota. GM recientemente se declaró en bancarrota.

De acuerdo con la Kaiser Family Foundation (KKF), alrededor de un 50% del dinero gastado en cuidados de salud se utiliza para tratar solamente a un 5% de la población, con 21% de los fondos utilizados solamente para tratar al 1%. El grupo etario entre 18 y 24 años es el que gasta menos en cuidados de salud, con un promedio de 1,441 dólares por personas, mientras que el grupo de por sobre los 65 años gasta 8,776 por persona anualmente.

Los norteamericanos gastan mucho más, por persona, en cuidados de salud en comparación con otros países desarrollados. Según indica la KKF, Estados Unidos gasta 52% más por persona en cuidados de salud que Suiza, en segundo lugar, y un 90% más que muchos otros países industrializados.

Seguros de salud

49 millones de norteamericanos actualmente carecen de seguro de salud, además de 25 millones de adultos en edad laboral con seguros insuficientes, según indica el Commonwealth Fund. De aquellos asegurados, 164 millones de personas obtienen seguros a través de sus empleadores, 42 millones tienen Medicaid, 39 millones tienen Medicare y solamente 14 millones adquieren sus propios paquetes de seguros.

De acuerdo con un informe del 2008 realizado por la Oficina del Censo, aproximadamente 22% de aquellos no asegurados son no-ciudadanos que viven en los Estados Unidos. De las personas no-aseguradas restantes, algunos deciden no comprar un seguro, mientras otros no pueden costearlo, ya sea por pobreza o condiciones medicas preexistentes que lo hacen prohibitivamente costoso.

Dentro de las demográficas: Quién paga, quién no, y cuál es el costo real

A causa del incremento en primas en comparación con sueldos, incluso los norteamericanos con seguros supuestamente adecuados están luchando. Para aquellos 164 millones de norteamericanos con seguros dependientes de sus empleadores, los costos personales – primas, copagos, y otros – incrementaron en un 34% solamente entre el 2004 y el 2007, informa el Commonwealth Fund.

De acuerdo con el gobierno de los Estados Unidos, los seguros patrocinados por los empleadores para una familia cuestan, en promedio, 12,680 dólares, ascendiendo a “casi lo mismo que los ingresos anuales de un trabajo de tiempo completo a sueldo mínimo.” Esta estadística ayuda a explicar por qué más del 80% de aquellos no asegurados provienen de familias trabajadoras.

Como resultado, los estándares de vida tanto para los asegurados como los no-asegurados han sufrido. En el 2007, una encuesta realizada por el Commonwealth Fund descubrió que un 41% de la población en edad laboral “reportó dificultades para pagar cuentas medicas y deudas, un incremento de un 34% en comparación con los dos años anteriores.”

Entre estos norteamericanos, 28 millones agotaron todos sus ahorros en cuentas medicas, mientras otros 21 millones sacrificaron necesidades básicas como alimento y calefacción para hacer sus pagos de salud. Investigadores de Harvard University han determinado que las cuentas medicas fueron al menos parcialmente responsables por un 62% de las bancarrotas en el 2007.

Incluso a medida que los planes de los empleadores se deterioran, lis norteamericanos deben enfrentar obstáculos mayores para comprar seguros fuera de sus trabajos. Los Angeles Times informa que en un esfuerzo por minimizar los crecientes costos, las compañías de seguros están escogiendo a sus clientes cada vez más cuidadosamente, rehusándose a cubrir a personas con condiciones preexistentes, y revocando los seguros de pacientes de alto costo.

Prognosis para el futuro

Las desproporcionadas demandas de los cuidados de salud sobre la economía afectan los gastos de los Estados Unidos a través de las fronteras y la posición de Norteamérica en el mercado internacional. Según indica CNNMoney.com, muchos se preocupan de que las crecientes deudas de los Estados Unidos, muchas de las cuales pueden relacionarse directamente a los gastos en cuidados de salud, puedan mermar las relaciones de los Estados Unidos con inversionistas extranjeros – causando que las finanzas nacionales y los cuidados de salud se deterioren aún más.

El futuro demográfico no ofrece mucho consuelo. Los norteamericanos de edades por sobre los 65 años sobrepasan por mucho el promedio nacional por persona para gastos de salud – una preocupación seria a medida que una nueva generación alcanza la edad de jubilación y es elegible para programas de seguro patrocinados por el gobierno. Como resultado de la población en envejecimiento, Medicaid y Medicare, combinados con el interés sobre la deuda publica, utilizarán todos los ingresos nacionales para el año 2035, según estimados de la Oficina de Contabilidad del Gobierno publicados por CNNMoney.com.

Además, el creciente número de adultos jóvenes no asegurados – 13.2 millones en el 2007 – crean preocupaciones sobre el alza en condiciones prevenibles. Según el presidente de la Asociación Medica Norteamericana, “Cada estudio que se ha realizado ha mostrado que quienes no tienen seguro de salud no acuden al medico para obtener cuidados preventivos.”

El cuidado preventivo es un problema particularmente serio durante la recesión, y un 60% de los doctores encuestados por la Academia Norteamericana de Médicos Familiares informaron “haber visto más problemas de salud como resultado de una falta de cuidado preventivo.” El 24% en la tasa de obesidad en el grupo etario entre 18 y 19 años, por ejemplo, predice costos médicos aún mayores a futuro.

Este es el paisaje actual del cuidado de salud en Norteamérica. A continuación, algunas lecciones del pasado – específicamente del fallido intento por reformar el sistema de salud liderado por Hillary Clinton en 1994 – sobre cómo lidiar con el problema.