Hoy en la Historia

null

Hoy en la Historia: John Dillinger baleado por agentes federales

julio 22, 2009
por el Equipo de encontrandoDulcinea
El 22 de julio de 1934, la legendaria y altamente publicitada carrera del notorio ladrón de bancos John Dillinger llegó a su fin cuando fue asesinado al salir del Teatro Biógrafo de Chicago.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Muerte de Dillinger

John Dillinger fue uno de los más infames ladrones de banco en la historia de Norteamérica. Su inteligencia y habilidad de mantenerse siempre un paso por delante del FBI – conocido entonces como Oficina de Investigaciones – le otorgaron fama de celebridad. El hecho de que estaba robando la institución económica que había fallado a la población norteamericana lo convirtió en un héroe folklórico para algunos, pero un sangriento asesino para otros.

Según explica la Enciclopedia Británica, la racha criminal de Dillinger ocurrió durante la Gran Depresión. La quiebra del mercado de la bolsa en octubre de 1929 llevó al país a una depresión económica que no terminaría del todo hasta 1939. El producto domestico total de los Estados Unidos disminuyó en un 30%, la producción industrial cayó en un 47% y más de 20% de los norteamericanos estaban desempleados durante el punto álgido de la depresión.

Para el final de su vida, Dillinger era buscado por muchos. El FBI lo perseguía por haber “asesinado a 10 hombres, herido a otros 7, robado bancos y arsenales de policía y orquestando 3 escapes de prisión – asesinando al sheriff durante uno e hiriendo a 2 guardias durante el otro.” En su carrera, Dilliger robó además de 300,000 dólares de 11 bancos en el Medio Oeste.

Dillinger fue traicionado por la inmigrante rumana Anna Sage, quien se prestó para ayudar al FBI a localizar e identificar a Dillinger a cambio de ciudadanía. El 22 de julio de 1934, Sage guió a los agentes federales a un cine que Dillinger frecuentaba para tenderle una emboscada cuando salía del teatro. Según explica la revista Time, durante su meses de incógnito, Dillinger había cambiado mucho su apariencia; tenia bigote, se había tenido el pelo y hecho una cirugía plástica menor. Al salir del tratro, Dillinger notó que los agentes, liderados por el Investigador Melvin Purvis, se acercaban e intentó sacar su pistola, pero fue rápidamente baleado cinco veces y asesinado. Dillinger fue pronunciado muerto a las 10:50 p.m., con heridas en el corazón y la cabeza.

El terminar con la racha criminal de Dillinger fue la primera y más importante prueba para el joven FBI y su director, J. Edgar Hoover, quien había sido públicamente humillado y atormentado por Dillinger durante su carrera.

Hay quienes no creen que el hombre que murió ese día fue realmente Dillinger. Algunas aparentes inconsistencias en el informe del tiroteo por parte del FBI han llevado a teorías de que Dillinger hizo un ultimo escape, contribuyendo incluso más a su leyenda. Según explica TruTV, a pesar de los significativos esfuerzos de Dillinger por cambiar su apariencia, quienes lo conocían insistieron aún que el cuerpo en la morgue no era el suyo. El cuerpo se veía distinto, tenía otro color de ojos y los dientes frontales intactos (a Dillinger le faltaba un diente frontal). Más tarde se descubrió también que el arma expuesta en el FBI como la que Dillinger tenía consigo al momento de su muerte no fue fabricada hasta después de su muerte. Y Anna Sage, la inmigrante rumana, supuestamente colaboró con el FBI con la condición de poder quedarse en el país, pero fue luego deportada. TruTV teoriza que el FBI puede haber asesinado al hombre incorrecto y encubierto el error para evitar la critica publica, o tal vez incluso haber orquestado a un hombre incorrecto como Dillinger para poder jactar de una gran victoria.

Personajes clave: John Dillinger, J. Edgar Hoover

John Dillinger

Según explica The Biography Channel, John Dillinger nació en 1903 en Indiana, hijo de dos vendedores de abarrotes llamados John y Mollie Dillinger. Durante su juventud, Dillinger solía meterse en problemas. Dillinger organizó una pandilla juvenil llamada “the dirty dozen” (“la docena sucia”) y robó de la Compañía de Trenes de Pennsylvania. Luego de tener problemas con la ley por robar un automóvil, Dillinger se unió a la Armada, pero estuvo allí por poco tiempo, ya que desertó sólo cinco meses luego de unirse y regreso a su hogar. Dillinger fue arrestado por robar y agredir al hijo de un tendero, y fue sentenciado a 10-20 años en prisión. Fue en prisión que Dillinger conoció a sus futuros cómplices, y fue educado por otros presos sobre los robos de bancos. Inmediatamente luego de ser liberado, Dillinger comenzó su carrera como ladrón de bancos.

J. Edgar Hoover

Hoover se graduó de la Universidad Goerge Washington luego de tomar clases nocturnas mientras trabajaba para la Biblioteca del Congreso. Según explica el sitio Web del FBI, Hoover entró al Departamento de Justicia en 1917, y rápidamente llegó a ser Director de la Oficina de Investigaciones en 1924. “Bajo la dirección de Hoover, la Oficina de Investigaciones creció en responsabilidad e importancia, convirtiéndose en parte integral del gobierno nacional y un icono de la cultura popular norteamericana. Durante los años 30, el FBI atacó el violento crimen de gangsters e implementó programas para profesionalizar la aplicación de la ley en los Estados Unidos a través de entrenamientos y asistencia forense.”

Contexto histórico: Cultura de bandidos en los años 30

Enciclopedia.com examina el rol de los bandidos, pandilleros y hombres de la ley en la era de Dillinger. “En los años 20, ls norteamericanos tuvieron una sorprendente tolerancia ante los criminales, particularmente aquellos involucraros en el contrabando de alcohol.” Esta tolerancia a los criminales continuó durante los años 30, cuando los ladrones de bancos como John Dillinger se convertían en héroes folklóricos por robar las instituciones que habían fallado a los norteamericanos y causado la ejecución de millones de hipotecas.