Internacional

null

Insistente delfín destaca las desventajas de la interacción con los humanos

julio 27, 2009
por Anita Gutierrez-Folch
Una mujer de Nueva Zelanda entró en pánico luego de nadar con un amistoso delfín que no le permitió volver a la orilla, ilustrando los peligros de la interacción entre humanos y delfines.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Delfín pone a mujer en peligro

Una mujer que prefiere mantener su anonimato probó que nadar con los delfines no es solamente un pasatiempo divertido. Luego de jugar en el agua con un delfín conocido localmente como Moko en la Playa Mahia en la Isla Norte de Nueva Zelanda, la mujer comenzó a cansarse. Cuando intentó regresar a la orilla, Moko continuó jugando, eventualmente varando a la mujer en las frías aguas invernales. “El delfín no tenia malas intenciones,” dijo la mujer a la BBC.

Los clientes de un café cercano oyeron sus gritos de ayuda, y lograron rescatarla en un bote, encontrándola “exhausta y muy fría, agarrada a una boya,” informa la BBC.

“Estábamos jugando por un tiempo, pero luego cuando quise devolverme, el quería seguir jugando,” dijo a la BBC. “Me cansé y comencé a entrar en pánico.” De acuerdo con los residentes del área, Moko, un amistoso delfín boca de botella de tres año, se siente “solo y aburrido” durante el invierno, cuando menos turistas y nadadores juegan con él. Como resultado, estaba muy ansioso de encontrar un nuevo compañero de juegos.

Trasfondo: El doble peligro de la interacción entre delfines y humanos

Los científicos en nueva Zelanda están preocupados por el bienestar de Moko, y los efectos negativos que pueden resultar de su prolongada interacción con humanos, informa la BBC. Sus estudios recientes descubrieron que “había sido herido por botes y un anzuelo de pescar.” Los científicos sugieren que esto no es inusual: de los 30 delfines “solitarios” conocidos en el mundo,” 14 han sido heridos o han muerto producto de su interacción con los humanos.” Según explica la BBC, los delfines solitarios abandonan a sus familias de delfines, que pueden variar entre los 2 y los 25 delfines, y activamente buscan la compañía de los humanos.

Algunos delfines no son tan inofensivos y juguetones como Moko. En el 2002, la BBC informó sobre George, un delfín solitario viviendo en la costa de la ciudad británica de Weymouth. La BBC informó que “George había hospitalizado a dos adultos, mordido a varios niños y empujado a un joven nadador a mar abierto.”

Similarmente, Tiao, un visitante regular de la playa de Caraguatatuba en la Costa Sur de Brasil, pronto se cansó de la excesiva atención que recibía de los bañistas, quienes constantemente intentaban “subirse a su espalda o asirse a su aleta dorsal.” Según la BBC, las violentas reacciones de Tiao dejaron a 29 nadadores heridos y uno muerto, ganándole el nombre de “delfín asesino.”

Tema relacionado: Los delfines podrían ayudar a la Armada en su lucha contra el terrorismo

En el 2007, la Armada de los Estados Unidos anunció su plan de utilizar mamíferos como delfines y leones marinos para prevenir los ataques terroristas acuáticos, a pesar de las objeciones de grupos de derechos de los animales, que consideran la practica peligrosa y poco efectiva. Unos 30 leones marinos y delfines podrían ser utilizados en el Programa de Mamíferos Marinos de la Armada para detectar y aprehender a terroristas en el Puget Sound en la costa del estado de Washington. Si se utilizan, los animales estarían encargados de detectar minas submarinas e incluso atrapar a buzos sospechosos.