Ciencias

ratas de laboratorio, ratas, tinte azul, rata, raton
Takahiro Takano
Rata de laboratorio tratada con infusión de tinte azul.

Tinte de alimentos azul ayuda a tratar lesiones de la médula espinal en ratas

julio 28, 2009
por Anita Gutierrez-Folch
Un nuevo estudio descubrió que inyectar tinte azul a ratas con lesiones de la médula espinal ayuda a reducir los daños. Pero obtener financiamiento para estudiar el tratamiento en humanos puede ser difícil.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

¿Tinte azul en la sala de emergencias?

Según nuevas investigaciones, el aditivo conocido como Azul Brillante G (BBG) – aditivo para alimentos no tóxico – puede ayudar a “reducir los danos causados por lesiones en la médula espinal, ofreciendo una mejor posibilidad de recuperación,” informa CNN. 

Los investigadores descubrieron que el tinte azul es “muy similar a un compuesto de laboratorio que bloquea un paso clave en la inflamación nerviosa,” escribió Hadley Legget para la revista Wired. Cuando se administró el tinte azul a ratas de laboratorio con daños en la médula espinal, se recuperaron con mayor rapidez que las ratas que no recibieron el tratamiento, recobrando gran parte de su movilidad original.

Hasta ahora, el único efecto adverso observado es que las ratas “se volvieron temporalmente azules,” según informa CNN. El aditivo, sin embargo, es inofensivo. “Todos en los Estados Unidos ingerimos alrededor de 14 miligramos de aditivo azul al día,” dijo Maiken Nedergaard, coautor del estudio, a Wired. “Está presente en cualquier cosa azul, en los M&Ms, en Gatorade, en la jalea. Ingerimos 100 millones de toneladas anuales en los Estados Unidos, por lo que sabemos ya que no es tóxico.”

En el 2004, Nedergaard y su equipo descubrieron que la molécula ATP es responsable por la inflamación alrededor de la médula espinal, y que el bloquear un receptor de APT prevenía la cascada de eventos moleculares llevando a las lesiones y la parálisis. Hasta el descubrimiento del tinte, los investigadores no habían podido encontrar una droga clínica capaz de lograr este efecto.

Nedergaard explica que este tratamiento no ofrece una cura para las lesiones de la médula espinal, sino una ayuda para una mejor recuperación. “No creo que nada pueda curar esto, pero para el paciente puede ser una gran mejoría,” dijo Nedergaard a Science News.

Reacciones: Problemas de financiamiento pueden retardar las pruebas clínicas

Según Nedergaard, se necesitan varios años de investigaciones para poder utilizar este tratamiento en humanos. Ya que el daño a células nerviosas es un proceso irreversible, el tratamiento debería ser aplicado inmediatamente luego de una lesión para aminorar los daños.

“Nuestra esperanza es que este descubrimiento lleve a un agente practico y seguro que pueda ser administrado a pacientes poco después de una lesión, para aminorar el daño secundario que de otra forma se espera,” dijo Steven Goldman, Presidente del Departamento de Neurología de la Universidad de Rochester y Colaborador de Nedergaard a CNN.

Aunque se necesita mayor investigación, puede ser difícil encontrar una compañía medica dispuesta a cubrir los costos de las pruebas clínicas. “No existe interés comercial porque [el tinte] puede comprarse en cualquier farmacia,” dijo Nedergaard a Wired. “Estamos planeando una prueba clínica aquí en Rochester, pero tendremos que esperar recibir fondos del gobierno.”

Tema relacionado: El Miami Project para la Cura de la Parálisis

En 1985, el famoso futbolista Nick Buoniconti y el medico Barth A. Green fundaron el Proyecto Miami para la Cura de la Parálisis luego de que el hijo de Nick, Marc, recibiera una lesión durante un juego de fútbol universitario. El Miami Project es hoy un eminente centro de investigación sobre la médula espinal que busca convertir descubrimientos de laboratorio exitoso en pruebas clínicas para testear su uso en humanos.