Ciencias

risa, risa humana, risa simios

Bebés simios iluminan teorías sobre la evolución de la risa

junio 08, 2009
por Haley A. Lovett
La risa no es única a los humanos. Investigadores hicieron cosquillas a bebés humanos y simios y descubrieron que los sonidos producidos por los simios indicaban un nexo en común relacionado con la risa.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

¿Ríen los simios? Los científicos dicen que sí

Para probar la hipótesis de que la expresión de emociones en humanos se originó a partir de un ancestro compartido entre humanos y simios, los científicos Marina Dávila Ross, Michael J. Owren y Elke Zimmermann condujeron un estudio de los infantes de las especies primates.

El estudio, publicado en Current Biology, investigó los sonidos inducidos por las cosquillas hechos por bebés orangutanes, gorilas, chimpancés, bonobos y humanos (todos, excepto los humanos, considerados grandes simios).

ScienceDaily informa que cuando los científicos estudiaron los sonidos producidos por los simios y humanos, descubrieron que las relaciones evolutivas entre la similitud de los sonidos presentaban una correlación con las conocidas relaciones evolutivas genéticas de los animales, lo que apoya la teoría de que la risa tiene un origen evolutivo común.

Según indica LifeScience, los investigadores también descubrieron algo sorprendente en los sonidos de dos simios – los gorilas y los bonobos. Anteriormente, se creía que los humanos eran la única especie capaz de controlar sus ritmos respiratorios, lo que puede ser la razón por la que los humanos pueden hablar. Una forma en la que los humanos controlan su respiración es solamente emitiendo sonidos de risa al exhalar, y muchas veces riendo por más tiempo que el ciclo normal respiratorio de inhalación-exhalación. Los gorilas y los bonobos también reían de este modo, mostrando que ellos también tenían control sobre sus ritmos respiratorios.

Una de las autoras del estudio, Dávila Ross, dijo a LiveScience que el estudio indica que este desarrollo era pre-humano, y que “es probable que los grandes simios utilicen los sonidos de la risa para interactuar en formas similares a las de los humanos.”

Trasfondo: Los simios más parecidos a los humanos de lo que se creía

Durante los años pasados, los científicos han descubierto más enlaces de comportamiento entre los simios y los humanos de los que anteriormente se creía existían.

En abril, científicos publicaron un estudio que descubrió que algunos chimpancés entregaban carne para asegurar futuras parejas de apareamiento, mostrando que los animales tenían la capacidad de planear para el futuro encuentro con una hembra. El estudio de dos años investigó a un grupo de chimpancés y descubrió que los machos entregaban carne a hembras que estaban ovulando como a las que no lo estaban, aún cuando los chimpancés solamente se aparean con hembras que están en periodo de ovulación. El estudio descubrió también que las oportunidades de un chimpancé de aparearse con una hembra a futuro se duplicaban si éste le había entregado carne. 

Los cuidadores de un zoológico en Suecia se sorprendieron cuando, en 1997, se dieron cuenta de que uno de sus chimpancés, Santino, había recolectado piedras una mañana para lanzar a los visitantes del zoológico más tarde en el día. Los científicos entonces comenzaron a estudiar el comportamiento de Santino y concluyeron que el chimpancé había de hecho planeado los ataques, demostrando que estaba preparándose cada mañana en un estado calmo para su ira posterior.

Tema relacionado: La risa como medicina

En observación del mes nacional del humor en Abril, findingDulcinea discutió qué hace de la risa la mejor medicina. En el 2005, científicos estudiaron a participantes que vieron películas de comedia y descubrieron un incremento en el flujo sanguíneo y un decremento de la presión. Los científicos han descubierto también que la risa es mucho más común en situaciones sociales, ya que es un signo para otros, y que las personas solitarias tienden a reír menos.