Nacional

null
En una fotografía del 2007, Chris Scheuerman y su ex esposa, Anne, recuerdan a su hijo Jason, quien se suicidó mientras combatía en Irak.

Ejército de los Estados Unidos explora creciente tasa de suicidio entre soldados

junio 17, 2009
por Sarah Amandolare
Estudios revelan las tasas de suicidio más altas en casi 30 años entre quienes sirven en Irak y Afganistán. 
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

De vuelta en casa, los soldados siguen en peligro

El periódico Sacramento Bee informó que según el Ejército, la tasa de suicidios entre los soldados es más alta hoy de lo que ha sido en casi 30 años, y es más alta que la tasa de suicidio entre civiles “por primera vez desde la Guerra de Vietnam.” Al menos 128 soldados se suicidaron en el 2008, pero la cifra probablemente incrementará este año: 91 soldados ya se han suicidado a contar de abril.

Las estadísticas no reflejan las verdaderas cifras, sin embargo. El Especialista del Ejército Trevor Hogue se suicidó luego de haber sido licenciado, para que su muerte no contara dentro de las estadísticas. De acuerdo con el Sacramento Bee, aquellos cercanos a Hogue declaran que “fue una baja de la guerra al igual que cualquier otro soldado en servicio activo.”

Encuestas conducidas en abril del 2008 indicaron que un quinto de todos los soldados norteamericanos que sirvieron en Irak o Afganistán están sufriendo de problemas de salud mental.

“Uno piensa que están seguros cuando regresan a casa,” dijo Donna, la madre de Hogue, al Sacramento Bee. “Pero no lo están. La realidad de las cosas que vivieron continua asaltándolos.”

Trasfondo: Suicidios obligan al Ejército a cambiar sus tácticas

En mayo del 2008, Robert Gates, Secretario de Defensa de los Estados Unidos, admitió que “los militares han cometido errores” en su tratamiento de la salud mental de los soldados [http://uk.reuters.com/article/healthNews/idUKN0150996820080501] que regresaban a los Estados Unidos, informó Reuters. En ese tiempo, anunció que las tropas que regresaban serian motivadas a “buscar tratamiento para desordenes de estrés post-traumático,” y que el hacerlo no afectaría sus carreras militares.

El mes pasado, oficiales del Ejército de los Estados Unidos parecieron concentrarse más en la salud mental de los soldados. El Washington Post informó que un grupo de generales, incluyendo al General Peter W. Chiarelli, vicepresidente de personal del Ejercito, han estado conduciendo reuniones mensuales con comandantes a través del mundo, buscando “pautas e identificando nuevas políticas para lidiar con la tendencia” de los suicidios de soldados.

“No podemos simplemente ser jugadores de un juego de adivinanzas,” dijo Chiarelli a los comandantes. “Debemos encontrar una manera formalizada de impartir estas lecciones.”

La discusión ha incluido las nuevas bebidas energizantes que los soldados están consumiendo en el campo, y cómo estas bebidas puede interactuar en formas impredecibles con la cafeína y el alcohol. Los soldados que tienen turnos solitarios, y aquellos que consumen medicamentos que contribuyen a los desordenes del sueno, también se consideran de alto riesgo para suicidios.

Opinión y análisis: Descuidos del Departamento de Defensa

Según indica una editorial en el sitio Web Inside Bay Área, “el Departamento de Defensa de los Estados Unidos ha sido descuidado e irresponsable en su tratamiento de las tropas de combate de los Estados Unidos que tienen problemas de salud mental.” Además, declara la editorial, los oficiales del departamento “han sido lentos a la hora de obedecer una orden congresional” que buscaba ofrecer mejores servicios de salud mental para soldados.

“Si la Defensa arrastra sus pies, el Congreso debería arrastrar a los oficiales de Defensa hasta Capitol Hill, reafirmar las ordenes e imponer un plazo estricto para su cumplimiento,” escribió el autor. La editorial sugirió también que el Presidente Obama debería encargarse de “transmitir el mensaje.”

Tema relacionado: Campaña de servicio público

En julio pasado, el Departamento de Asuntos de Veteranos inició una campaña de tres meses para la prevención del suicidio en Washington, D.C.,destacando los problemas de salud mental que los veteranos deben enfrentar.