Hoy en la Historia

null
El ex gobernador de Nueva York George Pataki abandona una conferencia de prensa en el Capitolio Estatal de Nueva York en Albano este miércoles, 23 de junio del 2004, un día antes de la legislación de la Corte de Apelaciones.

Hoy en la Historia: Corte de Nueva York rechaza ley de pena de muerte

junio 24, 2009
por el Equipo de encontrandoDulcinea
El 24 de junio del 2004, la Corte de Apelaciones de Nueva York anuló la ley de 1995 que traía la pena de muerte de vuelta al estado Nueva York, criticando la “provisión de punto muerto” en la ley que violaba la constitución del estado.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

El Gobernador Pataki apoya la pena de muerte

En el juicio de Ciudadanos v.s LaValle, la Corte de Apelaciones en Albano declaró que la ley de pena de muerte era anticonstitucional en el estado, en una decisión de 4-3.

La ley decretaba que si un jurado llegaba a un punto muerto al considerar si debían imponer o no la pena de muerte, el juez del juicio debería implementar una sentencia que hiciera al acusado elegible para libertad condicional en 20 ó 25 años. La corte sostuvo que esta provisión podría coaccionar al jurado a votar por la pena de muerte, ya que la única alternativa seria la eventual libertad de una persona acusada de asesinato, y por lo tanto violaba la constitución estatal.

En un juicio posterior de los Ciudadanos vs. John Taylor en octubre del 2007, la Corte de Apelaciones reafirmó su decisión de junio del 2004, a pesar de que el fiscal del distrito durante el caso Taylor anticipó e intentó prevenir las preocupaciones de la Corte de Apelaciones sobre la “provisión de punto muerto.”

La ley de pena de muerte había sido promulgada el 7 de marzo de 1995, bajo el Gobernador George E. Pataki, quien había ganado la nominación en 1994 con su apoyo de la pena de muerte como para esencial de su plataforma. Pataki fue tan firme en su apoyo de la pena capital que retiró a Robert Johnson, Fiscal del Distrito del Bronx del caso de un oficial de policía asesinado en 1996 luego de que Johnson se negara a aplicar la pena de muerte. Johnson criticó a Pataki por públicamente pedir la pena de muerte horas luego del asesinato, sin considerar los datos y las evidencias del caso.

El apoyo a la pena de muerte por parte de Pataki ha demostrado ser popular entre los votantes, ya que su predecesor Demócrata, el Gobernador Mario M. Cuomo, se oponía tajantemente a la pena de muerte, prometiendo vetar cualquier ley promulgada y conmutar la sentencia de cualquier persona sentenciada a muerte bajo una ley de pena de muerte promulgada sobre su veto. Cuomo había designado a tres de los siete jueces que votaron en el caso del 2004. El único juez designado por Pataki involucrado en la legislación fue Albert M. Rosenblatt.

Durante los 12 años de Pataki como Gobernador de Nueva York, no se llevó a cabo ninguna ejecución. Las sentencias de cuatro acusados fueron revocadas luego de la legislación del 2004, incluyendo la de Stephen LaValle, quien había sido considerado culpable del asesinato de una profesora de 32 años. Actualmente, LaValle está en prisión sin posibilidad de libertad condicional.

Aunque el defecto en la ley de 1995 podría ser remediado por una nueva ley, la legislación del Estado de Nueva York no había debatido seriamente una re-promulgación de la ley de pena de muerte desde la decisión LaValle, y el tema no había sido central para ninguna de las campañas políticas recientes.

Trasfondo: Los casos LaValle y Taylor; Pena de muerte bajo Cuomo, Pataki

Al día siguiente de la revocación de la ley, el New York Times cubrió las reacciones de ambos lados, diciendo que “El Sr. Pataki ayer se refirió a la legislación como decepcionante, mientras que Joseph L. Bruno, el líder mayoritario del Senado Republicano, la llamó irresponsable, añadiendo que podría ‘poner la vida de los neoyorquinos en peligro devolviendo criminales peligrosos y violentos a las calles.’” El Defensor Capital Kevin M. Doyle, sin embargo, dijo que la decisión era una victoria para el sentido común.

El caso LaValle involucró a un hombre que había sido recientemente puesto en libertad condicional luego de pasar 10 años en prisión por asalto y robo. LaValle había intentado asaltar a otra mujer durante la mañana en cuestión, y estaba orinando al lado de un camino una hora después. Cynthia Quinn, una profesora de arte de 32 años que estaba trotando, lo amonestó. El New York Times explica que LaValle la persiguió hacia el bosque, la violó y la apuñaló hasta su muerte con un arma parecida a un destornillador. La reversión de la sentencia de pena de muerte contra LaValle molestó a muchos en la ciudad natal de Quinn en Medford, Long Island.

El Queens Tribune informó que John B. Taylor y Craig Godineaux fueron considerados culpables de cinco instancias de asesinato en la brutal masacre del 24 de mayo del 2000 en un restaurante Wendy’s en Flushing, Queens. Durante el juicio del 2003, el Fiscal del Distrito de Queens anticipó e intentó sobreponerse a la eventual legislación de la Corte de Apelaciones sobre el efecto coercido de la provisión de punto muerto. Sin embargo, la Corte de Apelaciones reafirmó que la provisión hacia que la porción de sentencia de la ley fuera defectiva.

Los dos predecesores de Pataki como gobernadores, Hugo Carey y Mario Cuomo, vetaron 18 propuestas de ley consecutivas sobre la pena de muerte que habían sido aprobadas por la legislatura. Cuomo se comprometió también a conmutar la sentencia de cualquier persona sentenciada a pena de muerte bajo una ley promulgada por sobre su veto. Cuomo estaba moralmente opuesto a la pena de muerte a pesar del creciente apoyo de sus electores a la pena capital. La revista Time informó en 1990 que Cuomo estaba “casi solo como el último baluarte contra la pena de muerte,” pero Cuomo defendió su posición diciendo que “Es la evasión política definitiva… Son los pastores siguiendo a las ovejas, sin detenerse a pensar lo que ocurre cuando las ovejas llegan al acantilado.” 

En marzo de 1995, Pataki firmó la ley de pena de muerte para el Estado de Nueva York, utilizando los lápices de dos oficiales asesinados. Según la revista time, Pataki dijo que “Esta ley por sí sola no detendrá el crimen, pero es un paso importante en la dirección correcta.” Time también citó a Cuomo diciendo a The Associated Press que espera que la corte considere la ley inconstitucional, diciendo que la ley viene “del miedo, la rabia, la falta de visión a futuro y algo de cinismo uniéndose para abrumar la inteligencia.”

En 1996, poco después de que Pataki comenzara su periodo como gobernador, el oficial de policía de Nueva York Kevin Gillespie fue baleado y asesinado en el Bronx. Según explica el New York Times, el Fiscal del Distrito Robert Johnson, quien había expresado sus dudas sobre la pena de muerte anteriormente, se negó a declarar si aplicaría la pena de muerte en el asesinato Gillespie hasta que tuviera tiempo suficiente para considerar los hechos. El Gobernador Pataki retiró a Johnson del caso y lo reemplazó con el Fiscal General del Estado Dennis C. Vacco. La Corte Suprema del Estado de Nueva York apoyó la decisión de Pataki, diciendo que el gobernador estaba simplemente cumpliendo con su “obligación constitucional de ‘cuidar que las leyes se ejecuten fielmente.’”

Robert Johnson sigue siendo el Fiscal del Distrito del Bronx, y publicó sus ideas sobre la pena de muerte en el sitio Web de su oficina. En particular, nota que la pena de muerte no era obligatoria, y que debía ser aplicada solamente luego de una cuidadosa evaluación del caso por parte del Fiscal del Distrito. Johnson criticó a Pataki por pedir la pena de muerte solamente horas luego del asesinato del oficial Gillespie.

Desarrollos posteriores: Pena de muerte no es revivida en NY; Oficina del Defensor Capital cierra

La ley que re-promulgó la pena de muerte en Nueva York estableció también que la Oficina del Defensor Capital se aseguraría de ofrecer representación adecuada para los casos de acusados a pena de muerte que no podían pagar por su propia representación. La Oficina del Defensor Capital emitió un informe sobre el estado de los casos de pena de muerte durante los nueve años en los que la ley estuvo en efecto. Los Fiscales de los Distritos expresaron su intención de aplicar la pena de muerte en un total de 58 casos durante este tiempo, y un total de siete acusados fueron sentenciados a muerte.

En enero del 2005, la Gotham Gazette explicó cómo el clima político de Nueva York se había vuelto en contra de la pena de muerte, pero que la Asamblea Estatal no lo había hecho, y el tema no ha sido prominente en campañas recientes para el gobernador de Nueva York o el Alcalde de la ciudad de Nueva York.