Salud

consejos de seguridad verano niños

Cómo mantener a sus hijos seguros este verano

mayo 20, 2009
por Lindsey Chapman
El verano es el tiempo de los largos paseos en bicicleta, los paseos a la piscina y la playa y quizás unas pocas horas de trabajo. Pero a pesar de todo lo que esta estación ofrece a los niños, puede también ser extremadamente peligrosa, y seguir consejos de seguridad es importante. 
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Estadísticas pintan un cuadro preocupante

Una de las temporadas además peligrosas para los niños es el periodo entre mayo y agosto. De acuerdo con Reader’s Digest, un estudio de la Campaña Nacional SAFE KIDS determinó que aproximadamente la mitad de las muertes infantiles relacionadas con heridas ocurren durante este tiempo. Los niños también conforman alrededor de tres millones de visitas a las salas de emergencia.

Los peligros en el agua son los mayores riesgos que los niños deben enfrentar durante la temporada veraniega, explica Reader’s Digest, seguidos de cerca por los accidentes en bicicletas y en los parques de juegos.

Seguridad en la piscina

Las familias con piscinas en sus hogares pueden asegurar el área instalando una reja de al menos cuatro pies de altura alrededor de la piscina. La Academia Americana de Pediatría indica que las puertas de la reja deberían cerrarse automáticamente con un cerrojo asegurado que los niños no puedan alcanzar.

Una vez que los niños estén en el agua, recuerde que los accidentes ocurren con rapidez, y que los niños no deberían estar jamás desatendidos. El Centro Infantil de Cincinnati indica que los niños “pueden ahogarse en cuestión de segundos.”

Es importante también tener equipamiento de rescate disponible, tal como un salvavidas, un “gancho de pastor” (“un palo largo con un gancho al final”) y un teléfono.

La AAP ha destacado también que los juguetes de piscina como los flotadores “pueden dar a los niños un falso sentimiento de seguridad,” y no son un reemplazo apropiado de otros verdaderos elementos salvavidas. 

Monitoree a los niños y bebés aún con mayor cuidado – dentro y fuera del agua – practicando “supervisión de tacto,” lo que significa nunca estar fuera de su alcance.

Seguridad en bicicleta

Usar un casco es un paso fundamental para prevenir la posibilidad de que los niños se hieran devastadoramente. Un casco de bicicleta es del tamaño correcto si se asienta a la parte baja de la cabeza del niño y no se mueve en ninguna dirección, hacia delante, atrás o hacia los lados. Un buen casco debería tener también autoadhesivos de seguridad de la Sociedad Americana de Pruebas y Materiales.

La Dra. Angelica Mickalide, directora del programa de la Campaña Nacional SAFE KIDS, dijo a Reader’s Digest que los padres deben ser estrictos con los niños que no quieren usar equipo de seguridad, advirtiéndoles incluso que no tendrán permiso para andar en bicicleta si no llevan sus artículos de seguridad puestos.

Los adultos pueden servir también como buenos ejemplos para los niños, indica Mickalide, utilizando su propio equipamiento de seguridad.

Manteniéndose a salvo de la Madre Naturaleza

Una de las partes más visibles del verano, el sol, es también un peligro silencioso. El tiempo en el sol debería ser controlado cuidadosamente, advierte la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos. Utilizar ropas protectoras y protector solar con SPF 15 o mayor puede ser útil para reducir el riesgo de desarrollar cáncer a la piel. Aplique protector solar al menos cada cos horas, y 30 minutos antes de la exposición al sol. Los sombreros de ala ancha y los anteojos de sol también ayudaran a proteger sus ojos contra los rayos solares.

Las mejor forma de tratas las quemaduras solares son las compresas frias – no el hielo o la mantequilla – y una loción para el dolor si es necesario, nota la FDA.

Pero el sol no es loo único que debe preocuparse al estar al aire libre. Algunos de los habitantes más pequeños de la naturaleza, como los mosquitos, las abejas y los chinches, pueden ser peligrosos también.

Los mosquitos y los chinches acarrean el virus del Nilo Oeste y la enfermedad de Lyme, respectivamente, y pueden ser fácilmente evitados utilizando un repelente de insectos que contenga un químico llamado DEET. Para los niños, la cantidad de DEET en el producto no debería exceder el 10%; el repelente de insectos – incluso si no contiene DEET – no es apropiado para bebés.

Las abejas pueden ser ahuyentadas usando ropas de colores claros y evitando el uso de perfumes y jabones perfumados. Si alguien recibe una picadura, esté atento(a) a reacciones alérgicas, que generalmente se manifiestan dentro de unas cuantas horas.

Precauciones en los vehículos

Jamás permita que sus hijos jueguen en las entradas de automóviles, dentro de los autos o cerca de autos estacionados. Enséñeles a cruzar la calle en forma segura utilizando solamente los cruces designados y cuidarse del tráfico. El Centro Medico del Hospital Infantil de Cincinnati advierte que los niños menores de 10 años no deberían cruzar la calle por sí solos.

Para los padres, es necesario recordar que los niños nunca deberían ser dejados en un automóvil en el verano. Primero que nada, los automóviles se vuelven muy calientes en un corto tiempo, y los niños pueden sufrir por el calor excesivo. Además, es la oportunidad perfecta para que un criminal robe a su hijo(a).

Prácticas generales de seguridad

Cuando sus hijos andan por ahí, pídales que avisen a un adulto antes de alejarse a otro sitio. Los niños deberían también salir con amigos, por seguridad. Los niños tampoco deberían ir solos a los baños públicos, aconseja el Centro Nacional de niños Perdidos y Explotados.

Recuerde a los niños sobre los peligros de los extraños. Enséñeles que es importante jamás entrar a un automóvil con un extraño o aceptar regalos de alguien que no conocen. Si están en una situación que les asusta, indíqueles que está bien decir que no y alejarse inmediatamente.