Internacional

Rodrigo Rosenberg, Álvaro Colom asesinato
Rodrigo Abd/AP
Protestantes anti-gobierno sostienen un cartel del Presidente guatemalteco Álvaro Colom,
izquierda, con la inscripción “Asesinos” a las afueras del palacio presidencial en Ciudad de
Guatemala.

¿Fue el presidente de Guatemala responsable por el asesinato de Rodrigo Rosenberg?

mayo 15, 2009
por Anita Gutierrez-Folch
Antes de su asesinato, el abogado guatemalteco Rodrigo Rosenberg filmó un video acusando al presidente Álvaro Colom de orquestar su muerte. El caso, bajo investigación de una comisión de las Naciones Unidas, tiene a Guatemala en un estado de caos. 
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Video póstumo acusa al presidente de asesinato

El 12 de mayo, el abogado guatemalteco Rodrigo Rosenberg fue baleado por tres hombres no identificados mientras paseaba en bicicleta por los suburbios de Ciudad de Guatemala. De acuerdo con el Washington Post, Rosenberg, quien representaba a muchos clientes poderosos y prominentes, dejó un video y una declaración escrita culpando al presidente guatemalteco Álvaro Colom por su muerte. El New York Times informó que Colom es un oficial de centro-izquierda democráticamente electo como presidente en enero.

“Buenas tardes. Mi nombre es Rodrigo Rosenberg Marzano, y desafortunadamente, si está viendo este mensaje, es porque he sido asesinado,” dijo en el video, disponible en YouTube. “Si está oyendo o viendo este mensaje, es porque he sido asesinado por el presidente Álvaro Colom.”

De acuerdo con el New York Times, Rosenberg creía que el gobierno guatemalteco querría verlo muerto porque representaba al empresario Khalil Musa, miembro del consejo del Banco de Desarrollo Rural de Guatemala. Musa y su hija fueron asesinados en marzo, supuestamente por negarse a participar en transacciones ilícitas a través del banco. 

Reuters explica que una comisión especial creada en el 2007 por las Naciones Unidas investigará el caso de homicidio de Rosenberg; la comisión fue creada originalmente para luchar contra el crimen de alto nivel en Guatemala. La Embajada de los Estados Unidos en Guatemala declaró también que un agente del FBI está actualmente ayudando a la comisión en su investigación.

Aún cuando el presidente Colom ha negado las acusaciones de homicidio fervientemente, culpando a sus opositores políticos por el escándalo, la Ciudad de Guatemala ha visto tres días de protestas continuadas demandando la renuncia de Colom. Este incidente ha “creado la mayor crisis política para esta democracia, ya que nunca antes un presidente elegido democráticamente ha sido acusado de homicidio,” indica el periódico guatemalteco Prensa Libre, citado por el New York Times.
Los medios guatemaltecos han contribuido grandemente a la protesta masiva causada por e video de Rosenberg. De acuerdo con el Times, el video fue transmitido muchas veces a través de la televisión nacional y subido a varias páginas de Internet guatemaltecas, muchas de las cuales colapsaron temporalmente por el trafico excesivo. La oposición pública hacia Colom ha sido evidenciada en la creación de grupos de Facebook masivos como el titulado “Guatemaltecos por el despido de Álvaro Colom,” que tiene más de 5,300 miembros.

Reacciones: Gobierno de Guatemala busca apoyo

Mientras los protestantes se congregaban a las afueras del Palacio Nacional y la residencia presidencial, el presidente guatemalteco se dirigió al país a través de la televisión nacional, declarando que “este gobierno no está solo, este gobierno apoya a su gente y defenderá las reglas de la ley y la democracia hasta el final,” informó AP. Mientras tanto, en Washington, el Ministro del Exterior de Guatemala Haroldo Rodas pidió el apoyo de la Organización de Estados Americanos, argumentando que su ayuda es crucial para “preservar la estabilidad y la paz social.”

Hasta ahora, Colom ha recibido el apoyo del presidente venezolano Hugo Chávez, quien cree que el escándalo ha sido motivado por una “conspiración derechista,” según informa AP. Otros analistas han sugerido que el asesinato puede estar conectado con redes de crimen organizado militares o paramilitares, informó el Wall Street Journal.