Nacional

curaciones de fe, rehusar cuidado medico
Mankato Free Press, Dan Linehan/AP
Colleen Hauser conforta a su hijo Daniel,
de 13 años, durante una conferencia de
prensa en New Ulm, Minnesota.

Madre de Minnesota hace noticia por comprometerse a prevenir la quimioterapia para su hijo

mayo 12, 2009
por Lindsey Chapman
Colleen Hauser asegura que un cuidadoso “tratamiento tradicional” ha ayudado grandemente a curar el cáncer de su hijo, y que piensa declinar otros tratamientos de quimioterapia para él.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Rehusando el tratamiento médico

Los doctores aseguran que las posibilidades de que Daniel Hauser, de 13 años, sobreviva a la enfermedad de Hodgkin sin quimioterapia son escasas, pero su madre insiste en que “ella y su hijo se rehusarían a obedecer cualquier orden judicial” que obligara a Daniel a someterse al tratamiento, indica el Star Tribune.

La madre de Daniel declara que los tratamientos convencionales están en conflicto con sus creencias como miembros del grupo religioso de los Indios Americanos Nemenhah, y que preferirían utilizar remedios naturales en vez.

El caso de Hauser está actualmente en la corte mientras los oficiales determinan si pueden forzar a Daniel a someterse a la quimioterapia.

The Star Tribune citó al Dr. Bruce Bostrom del Hospital Infantil y Clínicas de Minneapolis diciendo que Daniel “no comprende que la enfermedad de Hodgkin es lo que lo está enfermando, y se le hizo creer que la quimioterapia era lo que le hacia entirse mal, cuando la verdad es exactamente lo contrario.”

Bostrom, el primer oncólogo de Daniel, pasó su caso a las autoridades luego de que Daniel abandonara la quimioterapia luego de un tratamiento cuando los doctores habían recomendado seis.

Los exámenes de rayos X muestran que el tumor de Daniel ha crecido, según informa The Mankato Free Press, pero su familia cree que los resultados son poco precisos. 

Los doctores han dicho que no están seguros de cómo podrían forzar al niño a recibir quimioterapia.

Actualmente, la familia de Daniel está tratando su enfermedad de Hodgkin con una dieta que su madre investigó en la Red y comentó con expertos. Colleen dijo que Daniel “está mejorando cada día” como resultado.

The Mankato Free Press notó que “la enfermedad de Hodgkin tiene una de las tasas de supervivencia más altas con tratamiento moderado, pero solamente de un 5% sin tratamiento alguno.”

Tema relacionado: Otros padres e hijos que se han negado a recibir tratamiento

Otros casos de jóvenes y sus padres que han hecho valer su derecho de declinar la atención médica han aparecido a lo largo de los Estados Unidos y en otros países en meses recientes.

En el 2008, una corte británica permitió a Hannah Jones, una adolescente con una enfermedad terminal, rehusar un transplante de corazón. Diagnosticada con leucemia a los 4 años, la niña pasó gran parte de su vida sometiéndose a tratamientos médicos; su corazón se debilitó a causa de los medicamentos que tomó para combatir la infección.

En un momento, se dijo a los padres de Hannah que su hija podría ser removida de su hogar si no la internaban para el transplante.

“He pasado demasiado tiempo en el hospital. He tenido demasiados traumas,” declaró Hannah. “No ha pasado un mes o un año en el que no haya tenido algún tratamiento medico. No quiero pasar por ninguna operación más. No quise esto y no es mi decisión el tenerlo.”

En Oregon, otro adolescente murió de una condición urinaria tratable luego de rehusarse a obtener ayuda médica. Neil Beagley y su familia, miembros de los Seguidores de Cristo de Oregon City, creían que la oración, y no los tratamientos médicos, serían la mejor manera de curar su enfermedad.

Unos pocos meses antes, la sobrina de 15 meses de Beagley, Ava Worthington, murió a causa de una infección bronquial no tratada, y sus padres fueron acusados de homicidio involuntario. En ese tiempo, la ley de Oregon dictaminaba que los niños por sobre la edad de 14 años podían tomar sus propias decisiones sobre cuidado médico. Beagley tenía 16 años, por lo que sus padres no debieron enfrentar cargos.

Opiniones: Fe y cuidado médico

Las curas por medio de la fe se han convertido en un punto de contención en el mundo de la medicina. De acuerdo con la Detroit Free Press, “hace mucho que los críticos en la comunidad médica consideran que las curaciones de fe son un fraude que se aprovecha de las personas vulnerables.”

Sin embargo, hay quienes argumentan que sin importar los beneficios físicos que una persona puede o no experimentar, las curaciones de fe pueden al menos ofrecer el estímulo moral que un paciente necesita durante una situación difícil.

De hecho, muchos estudios han mostrado que la inclusión de practicas religiosas en una situación médica puede ayudar a las personas a evitar deprimirse y sanar con mayor rapidez.

Pero Arthur Caplan, un contribuyente de MSNBC.com dice que la aplicación de la fe a una situación médica involucrando a menores “debe tener límites.”

Escribiendo sobre el caso de Ava Worthington, Caplan indicó que mientras un adulto debería poder rechazar la asistencia médica, el mismo principio no debería aplicarse para los niños.

“Los padres no tienen derecho a dejar que su hijo se desvanezca mientras rezan,” dijo. “Los padres no tienen derecho a observar a su hijo convulsionarse de dolor mientras rezan. Los padres deben comprender que si un niño está sufriendo, si un niño está muriendo lentamente frente a sus hijos, tienen una absoluta responsabilidad, al igual que cualquier otro padre – religiosos o no – de llamar a la policía, a una ambulancia o a los servicios de emergencia.”