Salud

intimidación lleva a psicosis

Niños intimidados pueden desarrollar psicosis

mayo 08, 2009
por Rachel Balik
Un nuevo estudio sugiere que los niños que son intimidados tienen una probabilidad dos veces mayor de desarrollar síntomas sicóticos durante la preadolescencia. 
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

La intimidación hiere más que los sentimientos

Un nuevo estudio publicado en los Archivos de Psiquiatría General indica que los niños que fueron intimidados por matones en la escuela pueden tener una probabilidad dos veces mayor de desarrollar psicosis. Los investigadores estudiaron a 6,437 niños, informó Reuters. Un poco menos de la mitad de estos niños, todos de 12 años, habían sido intimidados a los 8 ó 10 años. Los investigadores entrevistaron a todos los niños para determinar la presencia de “alucinaciones, delirios u otros síntomas sicóticos.” Los niños intimidados reportaron esos síntomas con una tasa dos veces mayor a la de los otros niños que no habían sido intimidados. La intimidación sostenida, particularmente cuando era severa, incrementó la frecuencia de los síntomas sicóticos. Los investigadores creen que estos síntomas en la preadolescencia contribuyen a la psicosis durante la adolescencia.

De acuerdo con MedPage Today, los investigadores comprenden que el estudio tiene ciertas limitaciones. La evaluación de los pacientes solamente examinó síntomas experimentados seis meses antes del estudio. Si los síntomas estuvieron presentes antes de las intimidaciones, entonces la psicosis habría precedido a la intimidación. Adicionalmente, puede que la causalidad funcione en reversa: los niños inclinados a desarrollar psicosis también tienen los rasgos que los convierten en víctimas de la intimidación. MedPage indica que los niños intimidados suelen ser “introvertidos, asertivos, físicamente más débiles, emocionalmente frágiles y con aptitudes sociales pobres.”

Trasfondo: Abusos severos causan enfermedades mentales

En el 2006, el Dr. John Read, psicólogo clínico de Nueva Zelanda, y Paul Hammersley, investigador de la Universidad de Manchester, analizaron varios estudios de esquizofrénicos y pacientes psiquiátricos y concluyeron que el abuso infantil y el abuso sexual pueden llevar a la esquizofrenia. Su análisis descubrió que dos tercios de los pacientes esquizofrénicos habían experimentado abusos durante su infancia. Los investigadores sabían que los desórdenes de estrés post-traumático pueden llevar a la esquizofrenia, y dado que el abuso infantil puede resultar en estos desórdenes, Read y Hammersley quisieron investigar la relación entre el abuso y la psicosis.

Los investigadores también trabajaron con el Hearing Voices Network, que estudia a pacientes que escuchan voces y tienen alucinaciones, informó Science Daily. Experimentar estos síntomas está estrechamente relacionado con informes de abuso infantil. Estos síntomas fueron también citados en el reciente estudio de Schreier sobre la intimidación.

Este estudio fue particularmente revelador, explica un articulo en el sitio Web de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Manchester, ya que se creía que la enfermedad era principalmente genética. Si la principal causa de la esquizofrenia de un paciente no es biológica o química, la terapia puede ser un tratamiento además efectivo que las drogas.

Tema relacionado: Victimas de intimidación comparten rasgos comunes

Una de las posibles explicaciones para estos nuevos datos, tal como nota PedPage Today, es que los niños que son intimidados pueden tener ciertos rasgos de carácter que los hace más susceptibles a la intimidación. Un estudio canadiense de octubre del 2008 descubrió que existen muchos rasgos compartidos entre los niños intimidados, incluyendo hiperactividad y agresión a corta edad. A medida que los niños crecían, la agresión se convertía en timidez.

Referencia: Estudio prospectivo de intimidación en la infancia y psicosis

Síntomas en una población no clínica de 12 años. Los Archivos de Psiquiatría General publicaron un resumen de este estudio del 2009 que relaciona la intimidación con los síntomas sicóticos.