Internacional

null
AP Photo/Charlie Riedel
Un generador montado al ala de un avión emite partículas de yoduro de plata durante una misión de siembra de nubes.

Siembra de nubes para mejorar la sequía

noviembre 30, 2009
por James Sullivan
El Presidente de Venezuela Hugo Chávez organizará una campaña de siembra de las nubes por sobre su país para combatir una sequía que ha traído las reservas venezolanas a sus niveles más bajos en años.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

La danza de la lluvia

Con la ayuda de equipamiento importado de Cuba, Chávez pretende comenzar un programa de siembra de nubes para ayudar a Venezuela durante una sequía que ha minado su producción de hidroelectricidad – llevando a cortes de luz – y posa amenazas políticas y económicas a medida que el país entra en su temporada seca.

Sobre sus intenciones, Chávez explica que “Toda nube que pase por mi camino, le lanzaré un rayo. Hoy salgo a bombardear.”

The Associated Press informa que el equipamiento de siembra está siendo instalado en aviones de transporte Hércules C-130 por especialistas cubanos, y que las primeras áreas a atacar son aquellas que alimentan la represa hidroeléctrica Hurí.

En una entrevista con Scientific American, el experto en siembra de nubes Arlen Huggins expresó sus dudas sobre la efectividad de la siembra de nubes para combatir una sequía. “Si China estuviera en una sequía, no seria capaz de obtener lo suficiente de la siembra de nube, simplemente porque no hay nubes suficientes. Se tratan las tormentas que se tienen, por lo que la siembra de nubes ciertamente no salvará de una sequía. El mejor momento para realizar la siembra de nubes es cuando se tiene niveles normales, o niveles por sobre lo normal, de precipitación. Entonces se puede almacenar el agua sobrante en una reserva para momentos de sequía. Ciertamente no servirá para salvarlo de una.”

La práctica de siembra de nubes ha ganado considerable atención durante el tiempo anterior a las Olimpiadas de Beijing, cuando China garantizó cielos despejados para su ceremonia de apertura, y dio pasos hacia el cumplimiento de esta promesa lanzando más de 1,000 cohetes dispersadotes de lluvia a los cielos por sobre la ciudad.

China es el sembrador de nubes más activo del mundo, empleando más de 30,000 personas a lo largo del país para operar su arsenal de armas para controlar el clima. A principios de noviembre, la siembra excesiva de nubes y una repentina baja de temperatura causó una tormenta de nieve en Beijing, la nevada más temprana en la ciudad en una década.

Trasfondo: La siembra de nubes y sus peligros

La siembra de nubes es una manera de modificar los patrones del clima enviando químicos a la atmósfera que inducen o suprimen la precipitación. China ha participado en esta práctica por años, disparando receptáculos con yoduro de plata a la atmósfera para motivar o prevenir la caída de lluvia para granjeros, apagar incendios y aliviar la sequía.

La siembra de nubes es una práctica controversial, y sus beneficios suelen ser difíciles de detectar. Los científicos no pueden asegurar definitivamente cuánta lluvia habría caído si no se hubiera realizado la siembra de nubes, y algunas grandes tormentas suelen no verse afectadas por los intentos de siembra.

Estados Unidos, que ha experimentado con la siembra de nubes en varias ocasiones durante el siglo 20, ha desde entonces abandonado el proceso.

Asia Times Online informó en el 2007 que los receptáculos y cohetes utilizados durante la siembra de nubes a veces pierden su camino, “dañando hogares y a sus habitantes.” La publicación nota que, en el 2006, un transeúnte en Chongqing fue asesinado por parte de un cañón de lluvia luego que se disparara erróneamente. Además, algunos ciudadanos chinos han expresado preocupación sobre las ramificaciones ambientales y de salud de la siembra de nubes.

Un artículo en el sitio Web del Programa de Investigación de Metales Tóxicos de Dartmouth sugiere que “la tecnología de la siembra de nubes puede ser preocupante ya que añadir químicos a las nubes podría contaminar el aire, el agua o la tierra.” Sin embargo, organizaciones que apoyan la siembra de nubes argumentan que las cantidades de yoduro de plata utilizadas son demasiado pequeñas para llegar a ser tóxicas.

Tema relacionado: La siembra de nubes causa que hombre explote dos veces

Hace cuatro años, un receptáculo de siembra de nubes perdido causó la muerte de un hombre chino, Wang Diange, y luego hizo que su cuerpo explotara unos días después. El incidente causó preocupación sobre la seguridad de la práctica de la siembra de nubes.