Hoy en la Historia

cerveza, prohibicion, barril, barriles
AP
Barriles de cerveza son destruidos por agentes de la prohibición en una ubicación desconocida, el 16 de enero de 1920.

Hoy en la Historia: El Acta de Volstead refuerza la prohibición

octubre 28, 2009
por el Equipo de encontrandoDulcinea
El 28 de octubre de 1919, el Acta de Volstead fue hecha ley, reforzando la estricta política de prohibición contra la producción y consumo de todas las bebidas alcohólicas a lo largo de los Estados Unidos.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

El Acta de Volstead

El Acta de Volstead fue la ley que efectivamente reforzó la prohibición del alcohol en los Estados Unidos.

Aunque el proyecto de ley fue nombrado en honor a Andrew Volstead, presidente del comité judicial que ofició su aprobación como ley, su autor fue Wayne Wheeler de la Liga Anti-Bares. El Congreso aprobó la propuesta del ley el 28 de octubre de 1919, luego de pasar sobre el veto que el Presidente Wodrow Wilson impusiera. 

Según explica WiseGeek.com, “la ley fue aprobada en respuesta al movimiento de temperancia, que había ganado un gran número de seguidores. Los adherentes al movimiento creían que el consumo de alcohol era dañino, y que la sociedad en general se beneficiaria si el alcohol fuera prohibido.”

El Acta indicaba que “nadie manufacturará, venderá, transportará, importará, exportará, entregará o poseerá licores intoxicantes con la excepción de los autorizados en este acta.” Si embargo, el acta no prohibía específicamente la compra y el consumo de alcohol.

Entre el paso de la 18ª enmienda, que prohibía la producción de alcohol, y leyes como el Acta de Volstead instauradas bajo su autoridad, Estados Unidos entró en un periodo conocido como la “Prohibición.”

Trasfondo: Temperancia

A principios de 1900, el Movimiento por la Temperancia era un peso pesado en la política. The National Archives nota que el movimiento había sido un jugador de importancia en la política norteamericana por al menos 100 años antes de su mayor logro – la prohibición del alcohol.

“En 1926 la Sociedad Norteamericana por la Temperancia fue fundada para convencer a las personas a abstenerse del alcohol. Poco después, la Unión de Temperancia Cristiana de las Mujeres juró no solamente prohibir el alcohol y las drogas, pero también mejorar la moral pública. La Liga Anti-Bares fue formada en 1893 y eventualmente se convirtió en una poderosa fuerza política para aprobar la prohibición nacional sobre las bebidas alcohólicas.

Mujeres, dueños de fábricas y “reformadores progresivos” llamaron a prohibir el alcohol, que veían como el “destructor de familias y matrimonios,” promotor de malos hábitos laborales y catalizador del comportamiento degenerado.

Entre 1905 y 1917, varios estados estaban prohibiendo la producción de alcohol y otros “licores intoxicantes.” Las sociedades de temperancia habían iniciado un ataque total contra el licor y la vida suelta. Sus esfuerzos culminaron en la aprobación de la 18ª enmienda, que “prohibía la manufactura, venta y transporte de licores alcohólicos.”

Desarrollo: El paso a la destitución de la Prohibición

Éxito inicial

Inicialmente, el Movimiento por la Temperancia pudo decir que la Prohibición fue una táctica exitosa, en su lucha contra la moral débil. El consumo de alcohol decayó, los arrestos por causas relacionadas con el alcohol disminuyeron y el precio del (ahora ilegal) alcohol incrementó a un nivel que el hombre trabajador promedio no podía costear.

“El consumo de alcohol cayó en un 30%, y la Asociación de Fabricantes de Cerveza de Norteamérica admitió que el consumo de licor fuerte había caído en un 50% durante la Prohibición,” notan los Archives.

Aumento en el comportamiento ilegal, el argumento por la Prohibición se desploma


Pero a pesar de estos aparentes triunfos, los efectos finales de los esfuerzos del Movimiento por la Temperancia probaron ser desastrosos. Inicialmente une empresa legitima, la producción de alcohol fue transferida desde las viñas, cervecerías y destilerías a una banda de gangsters y contrabandistas. El crimen creció muchísimo.

Los contrabandistas comenzaron a vender una variedad de licores a un público expectante. Los bares ilegales comenzaron a aparecer por todo el país, y una cultura de jazz, baile, apuestas y drogas comenzó a delinearse. El resultado fueron los “Locos Años 20,” conocidos también como la “Era del Jazz” – un periodo conocido por sus débiles morales, lujo de alta sociedad y niveles de crimen organizado nunca antes vistos.

En un artículo de 1991 del Cato Institute, Mark Thornton, ex profesor asistente de Economía en Auburn University, condenó a la Prohibición como un absoluto fracaso. Aunque el consumo de alcohol “decayó durante el principio de la Prohibición, subsiguientemente volvió a crecer, argumenta.

“El alcohol se volvió peligroso para consumir,” continua. “El crimen también creció y se volvió organizado; la corte y los sistemas de prisión debieron agrandarse al máximo, y la corrupción de los oficiales públicos era evidente.”

Destituyendo la Prohibición

Cada vez más, la Prohibición y las leyes como el Acta de Volstead se volvieron impracticables. “La gente encontró ingeniosas maneras de evadir a los agentes de la Prohibición,” indican los Archives. “Llevaban petacas en las caderas, bastones ahuecados, libros falsos y muchos otros. Mientras la Prohibición asistía a los trabajadores pobres que no podían comprar licor, en general, ni las autoridades federales ni locales se comprometerían con los recursos necesarios para esforzar el Acta de Volstead.”

La 18ª enmienda fue eventualmente destituida en 1933, cuando el anti-prohibicionista Franklin D. Roosevelt fue elegido presidente y las bebidas alcohólicas nuevamente fueron legales de producir, vender y consumir.

Tal como indica DrugLibrary.com: “Mientras los lideres secos miraban en disgusto, Roosevelt fue elegido presidente y el Congreso debió cambiar de parecer. La enmienda de destitución fue presentada el 14 de febrero de 1933 por el Senador Blaine de Wisconsin, y aprobada dos días después por el Senado en una votación de 63 a 23.”