Educación

escritura, letras

¿Qué está pasando con la escritura?

septiembre 02, 2009
por Liz Colville
Con la llegada de la porción escrita de los SAT, las escuelas están poniendo mayor énfasis en la escritura. ¿Pero, están realmente enseñándola? ¿Qué pasa cuando los estudiantes llegan a la universidad?

  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Privilegiando la composición

La semana pasada, el Consejo Americano de Fideicomisarios y Ex Alumnos (ACTA) una organización sin fines de lucro, publicó un informe para el año académico titulado “What Will They Learn? A Report on General Education Requirements at 100 of the Nation’s Leading Colleges and Universities” (“¿Qué aprenderán? Un informe sobre los requerimientos de educación general en 100 de las mejores universidades del país”), que comparte las líneas generales de los currículos base universitarios en siete áreas.

“Composición” es la primera área. Las instituciones, indica el ACTA, deberían incluir una “clase introductoria de escritura universitaria, centrada en gramática, estilo, claridad y argumento.” Amenazadoramente, añade: “Los cursos correctivos y los puntajes de SAT pueden no ser utilizados para satisfacer un requerimiento de composición.”

El apéndice del informe lista instituciones que no calificaron en esas siete áreas. “No da crédito por Composición por que los Seminarios de primer año no se centran exclusivamente en la escritura,” dice de Bowdoin College. Descripciones similares de los requerimientos de escritura fallidos de otras instituciones siguen: “cursos no expresamente sobre escritura,” “solamente estudiantes con puntajes bajos en pruebas estandarizadas deben tomar clases de composición,” “cursos de escritura obligatorios son cursos sobre temas en varias disciplinas.”

El profesor y escritor del New York Times Stanley Fish destacó los descubrimientos del ACTA en un artículo reciente, titulado “What Should Colleges Teach?” (“¿Qué deberían enseñar las universidades?”) . Aunque ha hablado en contra de las inspecciones externas de las instituciones académicas por organizaciones como el ACTA, dijo que “se encontró asintiendo frecuentemente al leer el informe del ACTA.” Fish cree firmemente en que un currículo debería “incluir un curso de escritura que enseñe a escribir, no sobre todo en el mundo. Esta debería ser la verdadera base del currículo.”

Evidentemente, el problema con los currículos de escritura fallidos es que no enseñan realmente sobre escritura. “Hemos tenido ya décadas de cursos de composición en los que los estudiantes intercambian opiniones banales sobre los temas de interés del momento,” escribió Fish en el 2006,” y la escritura estudiantil se ha vuelto cada vez peor. ¿No tiene sentido pensar que si se les está intentando enseñar a utilizar las formas lingüísticas, las formas lingüísticas son lo que se debería enseñar?”

Las observaciones de Fish son repetidas por la profesora Ewa Wasilewska, quien escribe una columna de opinión para el Salt Lake Tribune. “Parece que cada ensayo y examen en casa es una invitacion para usar Google. Luego, el proceso es tan simple como “cortar y pegar,” usualmente de Wikipedia, pero si se es más creativo, de entre los primeros 10 resultados. Algunos estudiantes no se preocupan siquiera de cambiar el tipo de letra o el formato. ¡Algunos copiaron mis propios trabajos!”

Por sobre su preocupación de que los mensajes de texto son ahora la forma más popular de comunicación, Wasilewska se preocupa de que las presiones post recesión para incrementar la matriculación de cómo resultado estándares incluso más bajos.

Las repercusiones de una gramática y composición pobres ocurren en el mundo real, una vez que los estudiantes se gradúan de la universidad. Tal como Tony Long, editor de la revista Wired, escribió en una columna de opinión en el 2006, “tenemos directores ejecutivos de grandes corporaciones que no tienen los conocimientos de escritura necesarios para escribir una simple nota en inglés sencillo … Vemos escritores de compañías creando informes de prensa impenetrables que ningún editor con dos dedos de frente consideraría leer, menos utilizar.

Trasfondo: El declive de la gramática

El artículo “The Writing Lesson” (“La lección de escritura”) de Fish describe la enseñanza una sentencia de enseñanza a un estudiante de 31 años que entregó un ensayo final lleno de errores gramaticales. Aunque Fish aboga por mejores cursos de escritura a nivel universitario, el problema probablemente comienza antes que eso, y mientras la gramática no lo es todo, es parte importante de ello.

En los años 60, la enseñanza de la gramática perdió importancia en muchos lugares. En los Estados Unidos, Noam Chomsky y otros estaban creando nuevas teorías sobre la gramática, pero poco después de que éstas logaron entrar a los libros de clases, informes incluyendo el “Research in Written Composition” de 1963 concluyó que la gramática era negativa o “interferia con” la escritura de los estudiantes, explica Martha Kolln en “The story of English grammar in the United Status” (“Historia de la gramática inglesa en los Estados Unidos.)

“Para los años 80,” indica Kolln, “la respetada posición que la gramática tuvo una vez no era ya reconocida” por el Consejo Nacional de Profesores de Inglés. “Como resultado, varias generaciones de estudiantes no han tenido instrucción sobre las partes del habla y la estructura de las oraciones, ni en el lenguaje de la gramática tradicional ni en el nuevo lenguaje de la lingüística estructural” Esto no ha impactado solamente a la educación K-12, dice, pero a la educación de profesores también, ya que “es ciertamente posible que estos nuevos profesores tengan poca o nula instrucción gramatical de su propia experiencia escolar.”

Durante este mismo tiempo en Inglaterra, los cursos de inglés se vieron “dominados por la literatura y la búsqueda de la creatividad en la escritura,” explican los autores de “The English Patient: English Grammar and teaching in the twentieth century” (“El Paciente Inglés: Gramática inglesa y enseñanza en el siglo veinte.” Adheriendose a algunos de los mismos informes que Estados Unidos estaba siguiendo, se creyó que la gramática era “simplemente mecánica, que los niños podían aprender cuando era relevante, o aprender por sí mismos.”

Similarmente, en Australia, la enseñanza de la gramática fue “considerada innecesaria,” y fue quitada de la mayoría de los currículos durante los años 70, explica Justine Ferrari en The Australian. En el 2008, fue reinstaurado como parte de un nuevo currículo centrado en la escritura. “Una concentración en la gramática, las estrategias de escritura y las convenciones de la puntuación será necesaria en todas las etapas de la educación,” indicaron los autores del currículo.

El NCTE tiene hora una rama llamada la Asamblea para la Enseñanza de la Gramática Inglesa, que “ha comenzado a tomar el mensaje pro gramática seriamente,” según indica Kolln.