Hoy en la Historia

cajero automático, atm
Ernest K. Bennett/AP
Un antiguo modelo de cajero automático exhibido en la Asociación Anual de Banqueros Norteamericanos el 25 de octubre de 1966.

Hoy en la Historia: Primer cajero automático instalado en los Estados Unidos

septiembre 02, 2009
por el Equipo de encontrandoDulcinea
El 2 de septiembre de 1969, el primer cajero automático (ATM) fue instalado en la sede de Rockville Centre, N.Y. del Chemical Bank.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Automatizando las cajas

El texto del anuncio que Chemical Bank publicó en agosto de 1969sonaba increíble: “¡El 2 de septiembre, nuestro banco abrirá a las 9 de la mañana y nunca más cerrará!” En ese fatídico día, la sede del banco en Rockville Centre, N.Y., develó el cajero automático. La primera máquina no estaba en un circuito, y dependió por lo tanto de un sistema de honor, confiando en que los clientes no sacarían más dinero del que sus cuentas contenían.

Trasfondo: Dinero, sin la espera

En 1968, Don Wetzel se cansó de pasar sus horas de almuerzo en línea.

“Por Dio, todo lo que la cajera hace es cobrar cheques, tomar depósitos, responder a preguntas cómo, “¿Cuál es mi balance?” y transferir dinero entre cuentas,” dijo Wetzel a la revista Fortune en el 2004. “¡Creo que podríamos construir una máquina que hiciera eso!”

Así, Wetzel se acercó a su empleador, Docutel, una compañía de manejo de equipaje basada en Texas, para materializar su idea de una máquina que entregara dinero automáticamente.

Dentro de un año, Wetzel y su equipo de ingenieros habían desarrollado la mayor parte de la tecnología necesaria para realizar la visión de Wetzel: una tarjeta magnética que contuviera la información de cada cliente y una máquina que entregara dinero y dejara un recuento de las transacciones.

Reacciones: ¿Quién fue el verdadero inventor del cajero automático?

Aunque Wetzel y su organización ganaron la patente para el cajero automático, hay considerables desacuerdos sobre el verdadero inventor y la ubicación del primer cajero automático del mundo.

En 1938, Citicorp instaló un servicio en su sede en Nueva York; inventado por Luther Simkian, realizaría transacciones financieras a través de un hoyo en la pared. El experimento fue abandonado luego de seis meses, luego de que el banco determinara que solamente era popular entre “apostadores y prostitutas.”

En Inglaterra, John Shepherd-Barron es aceptado como el inventor del cajero automático. Instalado en 1967 en el barrio londinense de Enfield, su máquina dispensaba dinero a los clientes del banco que ingresaran una clave de cuatro dígitos y un comprobante de papel. 

Desarrollos posteriores: ¿Necesitamos todavía los cajeros automáticos?

Para 1971, los cajeros automáticos podían comprobar balances y aceptar depósitos además de retiros. Hoy, existen además de 400,000 cajeros automáticos en los Estados Unidos y más de 1.7 millones a nivel mundial.

En un tiempo en el que se puede comprar de todo, desde un pan de mantequilla hasta u automóvil, simplemente con una tarjeta, hay quienes se preguntan sobre el futuro del dinero en papel, y, por lo tanto, el futuro de una máquina dedicada a las transacciones con dinero real.

Al igual que cualquier tecnología, sin embargo, el cajero automático está en constante evolución. En Europa, los cajeros automáticos entregan también minutos y tonos para celulares, boletos de avión, flores y más. Los viajeros suelen visitar los cajeros automáticos en vez de las casas de cambio para convertir su dinero en moneda local. Y siempre hay personas que no se sienten cómodas sin unos cuantos dólares en el bolsillo

Referencia: Funcionamiento del cajero automático

Los cajeros automáticos están conectados a los bancos por medio de sistemas de MODEM o data de alta velocidad. Cuando un cliente inserta la tarjeta magnética, el lector interpreta los datos y se comunica con el banco por medio de un mensaje en código para verificar la identidad del cliente y revisar el balance en su cuenta. La máquina luego completa la transacción aceptando el deposito o entregando dinero y luego imprimiendo una boleta.