Hoy en la Historia

anarquistas, presidente mckinley, asesinato presidente mckinley
Library of Congress
Leon Czolgosz asesina al Presidente McKinley con un revolver escondido durante la recepción de la Exposición Pan-Americana, el 6 de septiembre de 1901.

Hoy en la Historia: Presidente McKinley fatalmente baleado por anarquista

septiembre 06, 2009
por Josh Katz
El 6 de septiembre de 1901, Leon Czolgosz baleó al Presidente William McKinley en la Exposición Pan-Americana en Buffalo, N.Y. McKinley moriría ocho días más tarde.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

El asesinato de McKinley

McKinley estaba atendiendo la Exposición Pan-Americana en Buffalo, N.Y. Según indica el sitio Web de la Bibioteca del Congreso, “la exposición fue inaugurada en la primavera de 1901 por el nuevo vice-presidente, Theodore Roosevelt. El Presidente McKinley originalmente habría hecho los honores, pero debió cancelar por la enfermedad de su esposa. No fue hasta septiembre que los McKinleys fueron capaces de inspeccionar la exposición. 

El 6 de septiembre fue un día caluroso, y muchas de las personas en el Templo de la Música en la Exposición tenían pañuelos para secarse el sudor. Leon Czolgosz estaba en la línea de personas esperando darle la mano a McKinley, su pañuelo doblado alrededor de su mano derecha, escribe el Servicio Nacional de Parques.

Cuando el presidente fue a estrechar su mano, Czolgosz, hijo anarquista de inmigrantes polacos, disparó a McKinley en el abdomen superior con la pistola escondida en su pañuelo. La policía luego descendió sobre el agresor y comenzó a golpearlo; en ese punto, McKinley dijo, “trátenlo con calma.” Czolgosz sería luego ejecutado en la silla eléctrica.

McKinley moriría de gangrena en el estómago y el páncreas el 14 de septiembre, susurrando las palabras del himno “Más cerca Mi Dios A Ti, Más Cerca de Ti,” según indica la Biblioteca del Congreso.

Theodore Roosevelt, vice-presidente, asumiría la presidencia. El jefe del partido de los Viejos Guardias, Mark Hanna, comentó sobre la promoción del político Progresista: “¡Miren! Ese maltito vaquero es el presidente de los Estados Unidos!”

El asesinato de McKinley llamó la atención sobre los anarquistas en Norteamérica, y los periódicos a lo largo del país respondieron atacándolos. El Baltimore Herald, por ejemplo, escribió que “su presencia en el país es un crecimiento cancerigeno sobre el gobierno republicano, y las medidas más drásticas utilizadas para removerlos no serán demasiado severas.”

Las cortes no fueron permisivas, tampoco, “en parte a causa del … aparentemente interminable crecimiento de la influencia y el poder de las uniones trabajadores,” según indica la Biblioteca de la Universidad de Buffalo. El Alien Immigration Act fue aprobada en 1903, prohibiendo a los inmigrantes anarquistas entrar al país y legalmente permitiendo la deportación de anarquistas confirmados en los Estados Unidos.

Trasfondo: Anarquistas en Norteamérica

“El anarquismo, una doctrina filosófica, es la creencia de que el hombre solamente puede alcanzar su punto álgido al estar libre de toda autoridad gubernamental,” explica Crime Library de TruTV. No todos los anarquistas abogan por la violencia, pero el movimiento fue comúnmente asociado con ella. La muerte de McKinley ocurrió luego de una serie de asesinatos orquestados por anarquistas durante las dos décadas previas, incluyendo el de Humberto I, Rey de Italia (1901); el Presidente Francés Marie Francois Sadi Camot (1894) y el Zar Alejandro II de Rusia (1881).

Asesiné al Presidente McKinley porque era mi deber,” dijo Czolgosz luego. “No creo que un solo hombre deba tener tanto servicio, mientras otros no tienen ninguno.” Czolgosz era uno de los anarquistas más radicales, aunque representaba un movimiento mayor que estaba ganando adherencia en el país gracias a la industrialización, según indica la Biblioteca de la Universidad de Buffalo.

El anarquismo se fue asociando con los inmigrantes y las clases trabajadoras norteamericanas. En 1886, los Disturbios del Haymarket sorprendieron al país. Las uniones laborales en Chicago estaban luchando por un día laboral de ocho horas, y los anarquistas se vieron involucrados en la actividad. El 4 de mayo, los trabajadores estaban en huelga cuando una explosión ocurrió en la Plaza Haymarket mientras la policía intentaba detener la protesta. Ocho policías murieron y ocho hombres fueron sometidos a juicio, aunque la persona que lanzó la bomba nunca fue identificada.

Czolgosz había nombrado a la prominente anarquista Emma Goldman como influencia. Sin embargo, para cuando ocurrió el asesinato, Goldman ya no creía en la violencia, prefiriendo en vez la educación como medio para obtener una reforma social. Sin embargo, Goldman simpatizaba con Czolgosz, y, en cuanto a los anarquistas que utilizaban la violencia, explicó que “no podían quedarse sentados mientras los trabajadores sufrían.”

Personaje clave: William McKinley (1843-1901)

Durante gran parte de su carrera política, William McKinley fue conocido por sus políticas proteccionistas y su abogacía por altas tarifas para beneficiar a los trabajadores norteamericanos. En Congreso propuso la Tarifa de McKinley en 1890, incrementando la tarifa más que nunca. Sin embargo, sus políticas cambiarían drásticamente.

McKinley, republicano, luchó contra William Jennings Bryan en una de las carreras presidenciales más famosas de los Estados Unidos. La mayor parte del tiempo durante la campaña, McKinley permaneció en su hogar de Canton, Ohio, enfatizando la importancia de mantener el estándar de oro, mientras Bryan, candidato demócrata y populista, atravesaba el país predicando sobre la necesidad de un nuevo estándar bi-metálico de oro y plata. Bryan quería inflar la moneda, permitiendo a granjeros y otros miembros pobres de la población a pagar sus deudas con mayor facilidad. 

Pero McKinley derrotaría a Bryan para convertirse en el 25º Presidente de los Estados Unidos en 1897. El país estaba ya comenzando a abandonar sus políticas de aislamiento, y McKinley solamente aceleró esta tendencia en aparente contradicción con su abogacía de las altas tarifas. Los periodistas amarillos ayudaron a solidificar la resolución norteamericana contra el dominio español en el Caribe. Bajo McKinley, Estados Unidos dio inicio a la Guerra Española-Americana en 1898, una “esplendida pequeña guerra,” según indicó el Secretario de Estado John Hay, que finalmente daría a los Estados Unidos posesión de Puerto Rico, Guam y las Filipinas.

Mientras Estados Unidos internacionalista se convertía en un imperio, McKinley ganó un segundo periodo en 1900, nuevamente derrotando a Bryan. Hacia el final de su presidencia, McKinley abogaría por el comercio global, aunque su segundo periodo terminó prematuramente al ser asesinado en Buffalo.