Internacional

matrimonios homosexuales, adopcion homosexual, uruguay

Uruguay autoriza adopciones homosexuales

septiembre 10, 2009
por Anita Gutierrez-Folch
En una novedosa legislación para América Latina, Uruguay legalizó la adopción para parejas del mismo sexo. Este decreto  destaca la naturaleza progresiva de Uruguay, y abre la puerta para que otros países Latinoamericanos sigan su ejemplo en el futuro.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Uruguay legisla a favor de los derechos homosexuales

En una revolucionaria legislación que alegró a los activistas de derechos homosexuales pero causó oposición de la Iglesia Católica, Uruguay aprobó un proyecto de ley esta semana que “sentaba un parámetro para la región permitiendo que parejas del mismo sexo adopten niños,” reportó Federica Narancio para McClatchy Newspapers.

Tal como informa Narancio, el proyecto de ley fue aprobado con 17-6 votos en el Congreso, con el partido izquierdista gobernante Frente Amplio liderando el voto. “Si una pareja es homosexual o no no debería ser un tema a considerar,” la Senadora Margarita Percovich de Frente Amplio dijo a McClatchy. “Lo que importa es que la familia sea capaz de educar y estimular al niño para que crezca como un ser humano pleno.”

La Iglesia Católica, por otro lado, expresó su oposición al proyecto de ley abiertamente. En agosto, el Arzobispo Nicolás Cotugno de Montevideo publicó una declaración advirtiendo sobre las consecuencias que la adopción homosexual podría tener para la sociedad. “La adopción de niños por parejas homosexuales no es cuestión de religión, filosofía o sociología. Tiene que ver con el respeto por la naturaleza humana misma,” lo cita Catholic News Agency. “El aceptar la adopción de niños por parejas homosexuales es ir en contra de la naturaleza humana misma, y consecuentemente, ir en contra de los derechos fundamentales del ser humano como persona.”

El Obispo Pablo Galimberti de la Diócesis del Salto también expresó su objeción a la ley. “Creemos que la ley de adopción que teníamos previamente es la correcta, ya que respeta la idea de que un niño debe ser adoptado de acuerdo con la ley natural, que indica que un matrimonio entre un hombre y una mujer ofrece las mejores condiciones para criar a un niño,” dijo a McClatchy.

A pesar de la oposición Católica, sin embargo, se espera que el proyecto de ley se convierta en ley pronto.

Trasfondo: Recepción popular del proyecto de ley

El Senado uruguayo aprobó una versión anterior del proyecto de ley en el 2008. Una encuesta nacional que siguió reveló que solamente un 35% de la población local estaba a favor del proyecto. Comparando con una encuesta anterior sobre el tema conducida en el 2005, sin embargo, “la oposición a la medida cayó drásticamente desde un 72% de uruguayos en contra de la adopción del mismo sexo a un 49% en desacuerdo,” Juan Carlos Doyenart, analista social y director de Interconsult, dijo a McClatchy.

Aunque además de un 60% de los uruguayos se identifican como católicos, su reacción a temas como la adopción del mismo sexo demuestra que son menos conservadores que otros países en Latinoamérica.

Contexto histórico: Uruguay progresivo

Uruguay es un país predominantemente católico, pero mantiene una “cultura secular y progresiva” gracias al influjo de inmigrantes europeos, especialmente de España, durante el siglo 20, dijo el profesor Adolfo Garce de la Universidad de Montevideo a Agence France-Presse. Uruguay fue el primer país “predominantemente católico de Sudamérica” en aprobar el divorcio en 1907 y en entregar a las mujeres el derecho a voto en 1932, informa Yanina Olivera para AFP.

El tema de la adopción homosexual no es diferente, ejemplificando el innovador enfoque del país. “Uruguay tiene una larga tradición de liderar el camino en los derechos civiles y ha demostrado un deseo de avanzar rápidamente en tales cuestiones,” dijo Garce a AFP.

Según indica el blog The CNN Wire, el presidente uruguayo actual Tabare Vazquez aprobó una serie de progresivas leyes el año pasado, tales como una “medida permitiendo a niños de 12 años o más cambiarse el nombre” para beneficio de jóvenes transexuales.

Similarmente, Uruguay legalizó las uniones civiles del mismo sexo en diciembre del 2007, otra novedad en Latinoamérica.