Hoy en la Historia

null
AP
Oficiales y empleados del ferrocarril celebran la compleción del primer enlace del ferrocarril transcontinental en Promontory, Utah.

Hoy en la Historia: Ferrocarril transcontinental completado

mayo 10, 2010
por el Equipo de encontrandoDulcinea
El 10 de mayo de 1869, los ferrocarriles del Central Pacific y el Unión Pacific fueron conectados en una ceremonia en Promontory Summit, Utah.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Clavos de oro conmemoran compleción del Ferrocarril Transcontinental

El ferrocarril transcontinental había sido un largo sueño para los ingenieros, emprendedores y políticos, pero no fue hasta 1860 que el ingeniero Theodore Judah desarrolló un plan factible para un ferrocarril desde California por Sierra Nevada y los desiertos occidentales hasta el Río Missouri, donde se uniría a líneas ferroviarias ya existentes.

El Acta del Pacific Railroad de 1862 dio al Central Pacific de Judah y al recién formado Unión Pacific la tierra y dinero necesarios para construir el ferrocarril. Durante los siete años siguientes, ambas compañías – Central Pacific del oeste y Unión Pacific del Este – hicieron una carrera para construir vías y unirse en el medio.

Para 1869, ambas compañías se estaban acercando a un punto de encuentro; en abril, acordaron encontrarse en Promontory Summit, Utah. En mayo, el presidente de Central Pacific Leland Stanford viajó al este en el Júpiter, mientras que el vice-presidente de Unión Pacific Thomas Durant viajó hacia el oeste en el 119, con destino a Promontory Summit con reporteros y otros dignatarios. Ambos trenes llegaron el 10 de mayo y hubo una ceremonia para conmemorar la compleción del ferrocarril transcontinental.

Luego de una serie de discursos, Stanford y Durant pusieron cuatro clavos conmemorativos: dos clavos de oro donados por los empresarios de San Francisco, un clavo de plata donado por Nevada y un clavo de oro y plata de Arizona. Los clavos fueron luego removidos y reemplazados por clavos normales, el clavo final conectado a la línea de telégrafo nacional.

El ferrocarril acortó el viaje de la Costa Este a la Cosa Oeste de meses a días. Inmediatamente transformó el Oeste Americano, a medida que las personas se mudaron al oeste y miles de pueblos fueron creados a lo largo de las vías.

“El ferrocarril también afectó profundamente la psicología nacional, creando un nuevo espíritu de optimismo y unidad,” escribe PBS. “Al mismo tiempo que la rendición Confederada en Appomatox Courthouse afirmó la unión del Norte y el Sur, el Clavo de Oro estableció un enlace irrompible entre el Este y el Oeste, una fuerte banda de hierro que unió a Norteamérica, convirtiéndola verdaderamente en ‘una nación, indivisible.’”

Trasfondo: Construyendo el ferrocarril transcontinental

La idea de un ferrocarril transcontinental había existido desde los años 1830, pero intentos en los años 1840 de organizar la construcción de uno falló a causa de financiamiento y problemas logísticos. La Fiebre de Oro de California en 1849 motivó a miles de hombres a mudarse a la Costa del Pacífico, incrementando la necesidad de tener una línea transcontinental.

En 1856, el ingeniero Theodore Judah completó la primera línea del ferrocarril al oeste del Río Missouri, la Línea de Sacramento Valley conectando la capital de California con Folson, Calif. Pero Judah tenía planes mucho mayores para un ferrocarril transcontinental, que expuso en 1857 en “Un Plan Practico para Construir el Ferrocarril del Pacífico.”

“Es el proyecto más magnifico jamás creado,” escribió. “Conecta estos dos grandes océanos. Es una unión indisoluble entre los populosos estados del Este y las regiones poco desarrolladas del fructífero Oeste. Es una carretera que lleva a la paz y la prosperidad futura. Una unión de hierro para la perpetuación de la Unión e independencia que ahora disfrutamos.”

En 1860, descubrió que el infame Donner Pass era una ruta de trenes adecuada a través de Sierra Nevada, que había sido uno de los grandes obstáculos para la construcción de un ferrocarril en el oeste. Judah y un grupo de cinco inversionistas formaron la Central Pacific Railroad Company y viajaron a Washington para obtener fondos del Congreso.

En 1862, el Presidente Abraham Lincoln firmó el Pacific Railroad Act, convirtiéndola en ley, ofreciendo apropiaciones y tierra a la Central Pacifil y la nueva Unión Pacific Railroad Company. El acta dictaminaba que la Central Pacific construiría un ferrocarril desde California hasta el Este, mientras que la Unión Pacific trabajaría desde el Río Missouri hasta el oeste. Cada compañía recibiría $48,000 en bonos por milla construida y accedería a unir los ferrocarriles cuando se encontraran.

Los trabajos comenzaron más tarde ese mismo año; la Unión Pacific se basó grandemente en mano de obra de inmigrantes irlandeses, alemanes e italianos, mientras que la Central Pacific utilizó principalmente trabajadores chinos. Los chinos, representando un 90% de la mano de obra de la CP, recibían un salario menor al de los trabajadores blancos hasta que una huelga en 1867 les aseguró salarios más altos y mejores condiciones laborales.

La fase más difícil de la construcción fue a través de Sierra Nevada, donde los trabajadores de la Central Pacific trabajaron a través del frío y la intensa nieve para construir 13 túneles. El túnel numero 6, que tenía 1,659 pies de largo y se erigía a más de 7,000 sobre el nivel del mar, debió ser “cavado a mano, sin electricidad y sin herramientas a vapor,” informa PBS.