Tecnología

Encontrando la verdadera fuente de tu fuente

  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios
Existe tanta publicación y re-publicación de contenido en línea estos días que puede ser difícil a veces descubrir la fuente original de una historia. Una vez que una historia se vuelve popular en la Red, miles de copias aparecen en todas partes, frecuentemente resumiendo o citando la original y no tan frecuentemente otorgando el crédito apropiado. La razón por la que esto ocurre es porque la gente simplemente copia y vuelve a copiar información de una fuente a otra sin preocuparse de verificar la fuente original.

Mientras utilizar estas fuentes poco confiables puede ser una forma fácil de leer información, puede significar a veces que la información que obtienes (especialmente a la hora de desarrollar un artículo o ensayo) está dramatizada o simplemente es incorrecta. Al realizar cualquier tipo de investigación, debes acercarte lo más posible a la fuente primaria como sea posible.

¿Pero cómo puede encontrarse la verdadera fuente de tu información en un mundo sobrepoblado de agregadotes automáticos de noticias? Es necesario trabajar como detective.

Primero, evalúa la credibilidad de la fuente de información que obtuviste. ¿Es una publicación o fuente de noticias creíble o un sitio lleno de publicidad y contenido cualquiera sacado de la Red? 

Si encuentras que el recurso que estas leyendo no parece ser totalmente creíble, revisa el contenido del artículo para ver si puedes descubrir alguna atribución o enlaces a otro artículo original.

Si esto no está disponible, intenta revisar una fuente de noticias en la que confías y buscar una de las palabras claves para ver si puedes encontrar una versión más confiable de la historia.

O, si crees que el artículo que leíste puede ser una copia de una fuente ilegitima, intenta buscar una frase exacta del artículo en un motor de búsqueda utilizando comillas.

Si la noticia es sobre una persona u organización, revisa si puedes encontrar su propio sitio Web para descubrir comentarios o actualizaciones.

Los clips de video de YouTube u otros sitios similares pueden ser complicados a la hora de encontrar fuentes originales. Busca cualquier tipo de marca de agua o logo en el video mismo para determinar la fuente original. Si conoces el programa del que el video provino, revisa el sitio Web de esa cadena televisiva para ver si ha sido puesto a disposición del público. Las copias no autorizadas de videos suelen ser removidas luego de un corto tiempo, por lo que utilizar un video no autorizado en una investigación puede significar que no serás capaz de referirte a él en el futuro. Es mejor encontrar la fuente original si es posible.

Si lo que buscas es una fuente de mayor antigüedad, intenta revisar archivos de periódicos o bibliotecas, y te sorprenderás de la cantidad de información disponible para quienes buscan con un poco más de profundidad.

Y por supuesto, el material de primera fuente es siempre la mejor opción. Para encontrar lugares para descubrir materiales de primera fuente, revisa el artículo “Descubriendo Material de Primera Fuente.”

Haley Lovett
Desarrollo de Audiencia