Entrevista

Shelley Morrison, shelly morrison, will & grace

Entrevista: Shelley Morrison

diciembre 16, 2008
por Isabel Cowles
EncontrandoDulcinea conversa con Shelley Morrison, la actriz Latina famosa por su papel de Rosario Salazar en la exitosa serie televisiva “Will & Grace”, sobre sus comienzos en actuación, su vida espiritual y cómo mantenerse un buen balance en Hollywood. 
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios
Shelley Morrison comenzó a actual profesionalmente hace más de 40 años. Morrison aun vive en el edificio del que su padre era dueño durante su infancia y mantiene fuertes lazos con su comunidad. Durante los años 60, Morrison actuó como Sister Sixto en la serie “The Flying Nun” y apareció junto a Gregory Peck en la película del oeste “MacKenna’s Gold”. Luego de su matrimonio con Walter Domínguez, Morrison decidió descansar de la actuación – por varias décadas. Volvió a la pantalla a la edad de 50 y eventualmente consiguió el papel de Rosario en “Will & Grace”, una serie que ganó premios Emmy y SAG por su excelente reparto. Actualmente, Morrison está involucrada en una serie de instituciones de caridad y está co-produciendo un documental titulado “Weaving the Past” (“Tejiendo el Pasado”) sobre la participación del abuelo de Domínguez en la temprana Revolución Mexicana.

eD: ¿Cómo era el mundo de la actuación cuando comenzó?

SM: Obtuve mi primer trabajo de actuación profesional en 1967. Mi trasfondo es teatral: temporadas de invierno y verano. Siembre ha sido sobre el trabajo. Cuando comencé los papeles eran más interesantes, había longevidad.

eD: ¿Cómo se integró a la industria?

SM: Simplemente establecí contactos, trabajé como oficinista, hice un poco de teatro. Cuando tuve cualquier oportunidad de trabajar con personas fascinantes no me quedaba sentada en mi camarín, sino que salía a observar su trabajo. Hacía preguntas al encargado de cámaras, de sonido, quería saber como todo funcionaba, cómo podía ser parte de ello y qué podía hacer para ayudarlos.

eD: ¿Siempre fue su sueño ser actriz?

SM: Si.

eD: Tuvo una suspensión bastante larga en su carrera ¿Cómo fue esa experiencia?


SM: Hubo muchos valles y colinas. Uno tiene que estar consciente de esto cuando se involucra en esta industria. Eso es lo que le digo a los jóvenes. En este tiempo no tenia mucho reconocimiento, pero la ventaja de eso es que podía realmente observar a las personas, como hablaban, como caminaban.
eD: ¿Qué busca a la hora de decidir sobre un guión?

SM: No trabajo con nada que pueda contaminar, o que pueda ser degradante. No trabajo en películas violentas o de peleas. Tengo que verme en el espejo cada mañana y saber que si voy a trabajar en algo tiene que ser algo bueno. No le pediría a Dios que me entregue basura. 

eD: ¿Se identifica con el personaje de Rosario?


SM: En varios niveles. Primero, el nombre de mi madre era Rosario. Ella decía las cosas directamente, sin complicaciones. También, somos hispánicos. Este personaje es una mujer hispana inteligente, que puede dar tanto como recibe y que protegería a Karen [la jefa de Rosario en la serie] ante todo.

eD: ¿Cuál ha sido el aspecto más memorable de representar a Rosario en la serie?


SM: Una vez, cuando estaba en la fila del supermercado, un adorable caballero anciano afro-americano me detuvo y me dijo, “Gracias por darle dignidad a una mujer de color.” Esto me impactó muchísimo.

eD: ¿Ha habido muchos desafíos en la actuación del papel?

SM: La única vez que discutí por algo en la serie – no sería por un camarín además grande o por más dinero (aunque eso seria bueno también) – fue cuando sentí que querían poner a Rosario en una posición degradante. Esto solamente pasó dos veces en todos los años en los que trabajé en la serie. Una de las veces parecía que realmente no iban a dar pie atrás. Cuando volví a mi casa le dije a mi esposo, “Bueno, fue un buen trabajo pero no puedo echarme atrás.”
eD: ¿Qué parte de su carrera la enorgullece más?

SM: Estoy contenta con todas las decisiones que he hecho. Y me alegra que siempre he puesto a mi familia y mi espiritualidad ante todo.

eD: ¿Cómo influye su vida espiritual en su vida diaria?


SM: Mi esposo tiene sangre Nativa Americana – él es mi soporte. Siempre hemos estado muy interesados en las tradiciones nativas americanas, especialmente la espiritualidad de los Sioux de Lakota. Su filosofía es muy simple: todo y todos son sagrados. Esta idea realmente ayuda a nivelar el campo de juego. Estamos siguiendo un gran camino, una gran vía – especialmente cuando entramos a una vida de servicio.


eD: ¿Cómo reconcilia la fama de Hollywood con su estilo de vida?

SM: Bueno, cuando nuestro show fue nominado para los premios Emmy, fui a tiendas de segunda mano para construir mi tenida para la ocasión. Esencialmente, es sobre como cada uno vive su vida todos los días, sin importa cuál sea su trabajo o cuánto dinero tenga. La vida es sobre las relaciones con otros seres humanos.