Educación

null

Información de seguridad para niños

octubre 09, 2008
por Lindsey Chapman
Las noticias frecuentemente publican historias de valientes niños que escaparon ilesos de casas en llamas, llamaron a 911 para ayudar padres en peligro o en muchas otras formas mostraron gran presencia y compostura en situaciones de emergencia. ¿Se ha preguntado alguna vez si sus hijos serían capaces de hacer lo mismo? Hemos encontrado algunos sitios Web que pueden ayudarle a enseñar a sus hijos a reaccionar frente al peligro y la presión.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Siempre listos

El National Crime Prevention Council (Consejo Nacional para la Prevención del Crimen) asegura que saber con anticipación cómo manejar potenciales emergencias entrega a los niños la confianza necesaria para lidiar con un problema una vez que realmente ocurre. Los adultos deberían considerar una amplia serie de escenarios para discutir con sus hijos, incluyendo situaciones complejas en las que pueden necesitar llamar al 911 y casos que no son realmente emergencias, como por ejemplo manejar un dolor de cabeza cuando están solos. 

Llamando al 911

Es importante que sus hijos sepan cómo llamar al 911, pero ¿cuándo son lo suficientemente grandes para entender que necesitan pedir ayuda en caso de una emergencia? La mayoría de los niños pueden comprender el concepto del 911 a los cuatro años. A los cinco años, pueden entender que un adulto puede tener una enfermedad crónica como la diabetes y que puede ser necesario llamar al 911 si algo serio ocurre.

Llamar al 911 no siempre fue tan simple como lo es hoy. Años atrás, quienes tenían una emergencia debían buscar los números telefónicos del departamento de bomberos, la policía o cualquier otro servicio que necesitaran. Por lo menos en los Estados Unidos (el sistema de contactos de emergencia varía según el país), llamar a un número único facilita mucho el proceso de pedir ayuda. KidsHealth ofrece sugerencias para enseñar a sus niños cuándo, cómo y por qué llamar al 911.

Hablando con extraños

Muchos padres enseñan a sus hijos a no hablar con extraños temiendo posibles abducciones o raptos. Es interesante notar, sin embargo, que los niños suelen ser raptados por gente que conocen, y los niños que se pierden tienden a caminar sin sentido. En cualquier caso, un niño que perdido o en peligro debería saber reconocer a los extraños “adecuados” a quienes abordar para pedir ayuda. ¿Sabía que, estadísticamente, es más seguro para un niño abordar a una mujer que a un hombre? Ayude a su hijo(a) a aprender a hablar con adultos con confianza utilizando estos consejos del Family Education Network.

No resulta fácil para los niños diferenciar entre buenos y malos extraños. Los niños generalmente reconocen que alguien que no conocen es un extraño. Sin embargo, los expertos han descubierto que muchos niños no comprenden que un extraño con malas intenciones puede no parecer una mala persona en la superficie. En una entrevista con CNN, la experta en seguridad personal Francine Russell explicó que los padres necesitan enseñar a sus hijos a confiar en sus instintos sobre una persona que los incomoda y mantenerse literalmente fuera de su alcance.

Seguridad en caso de incendios

Los niños que están al tanto de los peligros del fuego deberían saber las maneras de evitar incendios en el hogar. Enseñar a los niños a no jugar con fósforos y alejarse de la estufa de la cocina cuando no hay adultos presentes son algunas simples formas de empezar. The United States Fire Administration (Administración de Incendios de los Estados Unidos) guía a los padres a la hora de enseñar a sus hijos a reaccionar apropiadamente en caso de un incendio casero; es especialmente importante asegurarse de que no tengan miedo de los bomberos ni se escondan de ellos, ya que éstos pueden necesitar encontrarlos.