Educación

fianzas prestamos estudiantiles
Mary Altaffer/AP

¿Es posible mejorar la economía cancelando las deudas de prestamos estudiantiles?

marzo 27, 2009
por Anne Szustek
Mientras Wall Street obtiene millones de dólares en fianzas del gobierno, las personas que luchan por pagar sus prestamos estudiantiles se preguntan dónde esta el dinero que los sacará de apuros.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Defensor de los prestamos estudiantiles: “Mis únicos activos son mi televisor y mi sofá”

El abogado neoyorquino Robert Applebaum se graduó de la Escuela de Leyes de Fordham en 1998 con una deuda estudiantil de 80,000 dólares. Applebaum comenzó a trabajar en la oficina del Fiscal del Distrito de Brooklyn, con un sueldo anual de 36,000 dólares. Incapaz de balancear sus deudas estudiantiles con ese salario y el alto costo de vida en Nueva York, Applebaum puso sus deudas en espera durante cinco años, dejando que los intereses se acumularan mientras defería sus pagos mensuales. El principal sobre sus préstamos alcanzó los 100,000 dólares.

“A pesar de tener un título de abogado, soy de clase media y no tengo dinero,” dijo Applebaum a BusinessWeek. “No tengo un automóvil ni una casa. Mis únicos activos son mi sofá y mi televisor.”

Mientras tanto, Applebaum leía informes de noticias sobre los billones de dólares federales que los bancos estaban recibiendo, permitiendo a sus ejecutivos redecorar sus oficinas y tomar vacaciones. En su frustración, Applebaum fundó un grupo de Facebook titulado “Cancel Student Loan Debt to Stimulate the Economy” (“Cancelar las Deudas Estudiantiles para Estimular la Economía”).

Applebaum esperaba que solamente algunos de sus amigos y conocidos se unieran, pero dentro de dos meses de comenzar el grupo tenía ya 180,000 miembros; eventualmente el grupo se convirtió en una organización que está ahora apelando al Congreso para discutir su causa.

Los pagos mensuales de prestamos estudiantiles suelen ser de cientos, si no miles, de dólares al mes. La misión del grupo de Facebook argumenta que si este dinero fuera utilizado para cancelar la deuda de los prestamos estudiantiles, seria más efectivo que los prometidos cortes de impuestos estipulados en el paquete de estímulo de 787 billones de dólares del mes pasado. El manifiesto continua asegurando que los bancos e instituciones prestamistas no sufrirían, por que están recibiendo ya fondos de fianza.
La industria de los préstamos estudiantiles ha tomado medidas para aliviar el peso de las deudas. Por ejemplo, Sallie Mae, el mayor proveedor de ahorros estudiantiles de la nación, anunció esta semana que reemplazaría su sistema tradicional de prestamos privados por el Smart Option Student Loan Program (Programa de Prestamos Estudiantiles Mejor Opción), que permite a los estudiantes comenzar a pagar sus deudas estando aun en la universidad, disminuyendo así el principal sobre su préstamo al graduarse.

Trasfondo: Prestamos estudiantiles, la economía y el endeudamiento de los graduados

Los detractores de la causa postulada por el grupo de Facebook (comentaristas del artículo de BusinessWeek) argumentan que los estudiantes no deberían incurrir en tales deudas. Pero el país necesita defensores públicos, funcionarios de gobierno, periodistas y educadores – carreras que requieren de una educación costosa pero no ofrecen los mejores salarios. Otros sugieren que los estudiantes escojan universidades menos costosas.

Pero las estadísticas de prestamos estudiantiles demuestras que escoger carreras mejor pagadas y universidades menos costosas tiene poco impacto en el pago de las deudas estudiantiles: “alrededor de un 40% de los estudiantes graduados que trabajan en medicina, leyes o negocios tienen un nivel de deudas que excede sus salarios actuales,” de acuerdo con un informe del 2008 publicado por la compañía de prestamos estudiantiles Nellie Mae. “Un 25% de los graduados que estudiaron en instituciones privadas de cuatro años, comparado con el 21% de quienes estudiaron en instituciones publicas de cuatro años, tienen un nivel de deuda estudiantil mayor a su salario actual”.

Las instituciones privadas de educación superior suelen tener grandes donaciones de donde pueden sacar dinero para estudiantes necesitados, lo que puede estrechar la ventaja de precio entre universidades públicas o privadas. Sin embargo, la baja del Dow y la crisis de crédito han afectado a las donaciones universitarias y las compañías de prestamos estudiantiles, dificultando el proceso de financiamiento educacional. Las familias se están tornando hacia los prestamos estudiantiles privados en vez de los programas de prestamos federales tales como Perkins y Stafford para costear la diferencia. El volumen de prestamos privados está rápidamente dejando atrás a los prestamos estudiantiles del gobierno – 25% de crecimiento anual comparado a un 8% anual.

Muchos prestamistas privados han sido incapaces de mantenerse en el juego dada la predominante condición económica. En un intento de resucitar el mercado de los prestamos estudiantiles privados, la Reserva Federal anunció la formación de un fondo de préstamo de 200 billones de dólares en noviembre, como parte del Troubled Assets Relief Program, o TARP. Y en mayo, el Departamento de Educación llegó a un acuerdo para comprar los prestamos estudiantiles federales, tales como Stafford Loans, presentado por los prestamistas privados.