Historias de Viajes

san francisco, san francisco turismo

Historias Viajeras: San Francisco

marzo 03, 2009
por Kate Davey
Cada vez que alguien me pregunta de dónde soy, titubeo antes de contestar. Es cierto que pasé la mayor parte de mi adolescencia (peleando con mi hermana por vestidos, rompiendo mis frenillos en la vana esperanza de que mis padres no me hicieran usarlos y sintiendo que el mundo estaba en mi contra) en Connecticut, pero como dice Tony Bennett, dejé mi corazón en San Francisco.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Golden Gate Park: el Carrusel y el patio de juegos

Algunos de mis recuerdos preferidos vienen de Golden Gate Park en San Francisco, California.

Además de tener el mejor patio de juegos y carrusel que existen (o existían, en el caso del patio de juegos, pero ya llegaré a eso), el Parque tiene Jardines de Té Japoneses y un Bisonte Americano. El delicioso olor de los árboles de eucalipto esta por todas partes.

El carrusel fue fabricado en 1914, y su nombre oficial es Carrusel Herschell-Spillman. De acuerdo con la National Carrusel Association (Asociación Nacional de Carruseles), ¡este carrusel tiene un león, un tigre y una jirafa! Al momento de elegir su animal, puede ser tentador escoger uno de los intrincadamente decorados leones o tigres (no hay osos, desafortunadamente), ya que montar en uno de esos animales es fantástico, pero tenga en cuenta que no se mueven. Si, es cierto – los animales de aspecto más impresionante están completamente inmóviles en el carrusel. Yo recomiendo subirse más de una vez; una para tener la oportunidad de montar en estos fantásticos animales y otra para subir y bajar en uno de los caballos. Dado que los paseos cuestan menos que un cono de helado, es un acuerdo bastante bueno.

El carrusel es adyacente al patio de juegos de Golden Gate Park, que Retrocrush describe como el más emocionante y peligroso que existe. Tomando en cuenta mi propia experiencia, puedo decir que esta descripción es certera. Desafortunadamente para aquellos de nosotros con memorias de la infancia del parque, el patio de juegos ha sido modificado para ser más seguro y moderno, pero tiene una pared para escalar, por lo que debería ser igualmente emocionante.

Golden Gate Bridge y los encantos de San Francisco

Mientras el Golden Gate Park ofrece un lugar para jugar para los niños y un santuario para distraerse de la vida urbana para los adultos, el Golden Gate Bridge proporciona una magnifica vista de la Bahía y la ciudad. Si desea pasear sobre el puente, asegúrese de llevar ropa abrigada. Puede ponerse muy ventoso en el puente, y en general es una buena idea vestirse con varias capas al visitar San Francisco. La neblina hace que la temperatura sea fresca en la mañana, pero se tempera hacia el mediodía, por lo que es bueno llevar un chaleco o una chaqueta.

San Francisco no sólo tiene hermosos paisajes, sino que también ofrece un gran sistema de transporte público que incluye tranvías. Éstos pueden no ser la forma más eficiente de moverse por la ciudad, pero son parte esencial de la experiencia de San Francisco. No se suba al tranvía en su punto de origen, Ghirardelli Square (de donde viene el famoso chocolate), sino que en algún otro lugar a lo largo de las rutas, ya que le será más fácil conseguir un asiento.

Si tiene la suerte de encontrar uno de los asientos exteriores, cuide sus posesiones. Aretes, bufandas y hasta zapados (mi propia hermana se dio cuenta de esto cuando tenía solamente dos años) pueden caerse y muchas veces se caen, y el tranvía no se detendrá si esto ocurre.

Otra parada necesaria al visitar San Francisco es el Exploratorium. Lea nuestro artículo sobre el Exploratorium para informarse mejor sobre sus atracciones. The Fine Arts Palace (Palacio de Bellas Artes), un inmenso y hermoso parque cerca del agua, hospeda al Exploratorium. Si visite en día sábado, prepárese para ver varias parejas de recién casados fotografiándose para su álbum de matrimonio – el lugar es así de bonito.

La mejor recomendación para los visitantes a la ciudad de la Bahia es tomarse la tarde con calma – caminar por los múltiples barrios multi-étnicos, conversar con los amigables locales y disfrutar de un ritmo de vida más sereno.