Historias de Viajes

escenario pacifico noroeste, seattle histórico

Historias Viajeras: Seattle

marzo 11, 2009
por Jen O'Neill
Seattle, Washington es una fortaleza protegida por las dentadas Montañas Olímpicas, los picos volcánicos de Cascade Range y el nevado Monte Rainier. Muchos se refieren a Seattle como la Ciudad Esmeralda: yo prefiero llamarla “un diamante en bruto”. He estado visitando Seattle desde mi infancia, y a los 9 años, mientras corría alrededor de Unión Square asustando a las palomas y haciéndome camino entre la multitud, me di cuenta de que estaba enamorada de una ciudad.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Los caminos que llevan a Seattle

Hasta hace poco pensaba que todos los caminos llevaban a Seattle, ya que creía que Seattle era un destino turístico popular en los Estados Unidos. Mientras más me alejé de la Costa Oeste, sin embargo, conocí menos y menos personas que habían visitado la ciudad. Pero para mi se mantiene que las rutas que conozco mejor llevan directamente a Seattle.

La entrada a la Carretera Interestatal 5 queda a cinco minutos del lugar donde crecí. En la Interestatal, el camino en línea recta desde Pórtland a Seattle no es nada espectacular, salvo por el ocasional cúmulo de impresionantes abetos Douglas. Alternativamente, la Carretera 101, conocida también como la ruta costera, es pintoresca pero tiene patrones de tráfico erráticos. Dado que teníamos una misión definida – llegar a Seattle en menos de tres horas – raramente tomábamos la ruta escénica.

Una lección de historia

Mi padre es un historiador auto-proclamado, y hasta el día de hoy ofrece el mismo seminario de historia a sus pasajeros durante el viaje a Seattle. La lección siempre comienza en el año 1792 con el capitán británico George Vancouver, el “primer explorador de la región de Seattle.”

La narrativa continúa con un breve recuento de los primeros colonos permanentes del área, quienes vinieron desde Illinois y renombraron la ciudad en honor al líder de la tribu de Indios Suquamish de la región, el Jefe Sealth. Mi padre luego describe el infame incendio que destruyó el centro de la ciudad veinte años después de su incorporación en 1889, y la Fiebre de Oro de Klondike que trajo consigo el primer auge económico de la ciudad.

“Smells Like Teen Spirit”

Tras la impecable fachada de Seattle habita y prospera una subcultura de músicos quienes, para mejor o peor, ayudaron a situar a Seattle en el mapa. Nirvana, Peral Jam, Modest Mouse, Everclear, los Foo Fighters, Alice in Chains y Heart – para nombrar unos pocos – se han convertido en sensaciones masivas manteniendo al mismo tiempo un atractivo alternativo. Aun cuando hay quienes aseguran que la escena musical de Seattle está muriendo, o que fue sobre-expuesta durante la explosión del grunge, una cosa es segura: algunos de los músicos más importantes de los Estados Unidos iniciaron sus carreras en esta ciudad.

Previo al rock alternativo, Seattle produjo músicos tales como Ray Charles, Quince Jones, IIMI Hendrix, Patty Brown y la leyenda del noroeste en saxofón Don Lanphere. La ciudad continua homenajeando su escena musical a través de su Experience Music Live Project.

Cosas que hacer, lugares para visitar

Con tantas opciones, es difícil decidir qué hacer cuando se está en Seattle. Por lo demás, es muy posible que una vez que decida el clima termine aguando sus planes. Las nubes bajas y oscuras son dramáticas, y producen una eterna llovizna. Anteriormente, solía dejar que la lluvia arruinara mis actividades al aire libre, pero hace unos años descubrí que algunas actividades exteriores se desarrollan mejor bajo la lluvia.

Por ejemplo, puede pasear en un bote pescador. No es necesario que pesque, pero puede usar la armadura pescadora mientras se familiariza con las tenebrosas aguas. Una visita a Safeco Field es una buena forma de mantenerse seco y al mismo tiempo lamentar la lluvia con otros miles de personas. Recientemente, he tomado el camino fácil perdiéndome en los eclécticos museos y cafés de Capitol Hill o tomando un recorrido subterráneo por la ciudad.

Lo que flota su bote

“Lejos del camino más recorrido” tiene solamente un significado para mi dentro del contexto de Seattle: sacarle partido a sus 190 millas de costa. Alki Point está ubicado en el lado oeste de Seattle, y ofrece impresionantes vistas del contorno de la ciudad a través de Elliot Bay. Corredores, nadadores, tomadores de sol, pescadores y quienes buscan soledad pueden encontrarse aquí, independiente del clima. En Westlake puede arrendar un Kayak y flotar por el Washington Park Arboretum.

Mi hermana y yo solíamos lanzar nuestro bote para dos personas en el agua y competir con los grandes botes que pasaban a 80 yardas de nosotras. Antes de salir estábamos siempre provistas de chalecos salvavidas y una rápida lección de geometría, que enfatizaba la importancia de permanecer en posición perpendicular a la marea. Luego de comer una deliciosa sopa de almejas en el mundialmente famoso Ivar’s Restaurant, conducíamos a un trasbordador para disfrutar de la impactante vista de 360 grados durante la media hora de ida y de vuelta desde Bainbridge Island.

Un poco de pescado

Mis frecuentes visitas a Pike Place Market se han convertido en un ritual. Empiezo por probar todas las muestras gratis que los vendedores ofrecen para luego retornar a los cajones para mirar, y tocar, las frutas y vegetales más hermosos. Es una experiencia serena, casi purificadora… ¡al menos hasta que los peces comienzan a volar por el aire! Nunca he podido acostumbrarme a la idea de lanzar esos peces tan exquisitos tan descuidadamente de una persona a otra, por lo que pregunté.

Primero, me contaron que los mismos peces voladores son utilizados durante todo el día – esto me calmó un poco. Lo que me pareció impresionante es que el acto de los “peces voladores” no es solamente una estrategia para atraer al público, sino que es también un modelo de negocios llamado “fish philosophy” (“filosofia de peces”), que incluye cuatro principios básicos para practicas corporativas. Creo que un hombre en una cafeteria de Seattle lo puso de la mejor forma cuando declaró que “los pensadores de Seattle son únicos – tienen que serlo – está tan alejados de la civilización y tan a la izquierda del mapa.”