Nacional

pandillas, pandillas callejeras
Ramon Espinosa/AP

La edad de participación de los niños en pandillas callejeras está en disminución

marzo 23, 2009
por Lindsey Chapman
Un estudio británico sobre las pandillas revela que muchas de ellas están reclutando nuevos miembros a edades cada vez menores.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Monitoreando a las pandillas inglesas

Un informe oficial del Departamento de Menores, Escuelas y Familias de Inglaterra declaró que los niños están uniéndose a pandillas callejeras a edades progresivamente menores, algunas veces incluso a los 7 u 8 años, de acuerdo con The Daily Telegraph.

Los miembros de estas pandillas callejeras deben cometer agresiones sexuales e incluso asesinatos para “ganar puntos” y subir de categoría dentro de la pandilla. Los niños menores muchas veces deben transportar armas o drogas para los “veteranos” de la pandilla.

Las mujeres están también comenzando a participar en estos grupos, debiendo muchas veces “prestar servicios sexuales a los miembros mayores de la pandilla,” según informa The Telegraph.

Nuevas directrices sobre pandillas buscan ayudar a los adultos a reconocer cuándo un niño ha entrado a la red de pandillas, o cuándo están en peligro de hacerlo, según informa la BBC.

En años recientes, asesinatos de alto nivel relacionados con la acción de las pandillas han llamado la atención a la prominencia de la “cultura de pandillas” en el Reino Unido.
Los padres pueden monitorear el comportamiento de sus hijos en busca de signos de su participación en pandillas. Algunos posibles indicios son cambios de apariencia, el uso de un nuevo sobrenombre, palabras o señales de una nueva jerga y lesiones o excesos de dinero inexplicables. 

De acuerdo con la BBC, el ministro infantil Beverly Hughes llamó a los padres a hacerse responsables si permitían a sus hijos unirse a una pandilla.

Tema relacionado: Pre-púberes en pandillas de los Estados Unidos

En los Estado Unidos, las pandillas callejeras están también reclutando miembros jóvenes. De acuerdo con el Registro de Orange County en California, la participación en pandillas para niños menores de 4 años ha crecido en forma continua desde el 2002.

Aun cuando estos jóvenes no conforman la mayor parte de las pandillas de Orange County, sí constituyen una fuente significativa de preocupación. Bruce Moore, Asistente del Fiscal del Distrito, dijo al Registro que “los jóvenes miembros de pandillas siempre han sido un problema. Un niño de 14 años con un arma es la criatura más peligrosa, ya que no tiene la suficiente consciencia como para tener juicio.”

Un informe del gran jurado llama a invertir mayores cantidades de dinero en actividades de prevención de pandillas. El informe declara que “lidiar con criminales crónicos” cuesta a los ciudadanos que pagan impuestos $65,000 a los 12 años y alcanza los $5.7 millones a través de una vida; invertir en prevención sería una buena idea.

Sin embargo, los esfuerzos de prevención de pandillas no han sido siempre exitosos. En Salinas, California, consejeros de Sunshine House recientemente intentaron patrocinar un taller para padres llamado “Signs of Gang Involvement” (“Signos de participación en pandillas”), pero nadie asistió, según informa KSBW-TV.

El consejero de Sunshine House declaró que “la comunidad se molesta cuando hay alzas en los tiroteos y la violencia, pero cuando intentamos promover la prevención y enseñarles lo que deberían estar buscando en sus niños, lugares a los que acudir y recursos que consultar, la comunidad no responde.”

El un articulo del Albany Herald, Vernon Jones, quien ha ayudado a organizar una exitosa estrategia anti-pandillas en Atlanta, declaró que “la mayoría de las personas niegan la actividad de las pandillas hasta que algo les pasa a sus hijos o hijas.” Jones continuó diciendo que “este es un problema serio, muy serio. Están matándose unos a otros, matando al público en general y acabando con nuestro estilo de vida.”

Análisis: Por qué los niños se unen a las pandillas

Un numero de factores puede influenciar la decisión de un niño a unirse a una pandilla, de acuerdo con el Instituto de Prevención de la Violencia. El miedo, por ejemplo, puede contribuir grandemente a impulsar a los niños a la vida de pandillas. Si tienen miedo al lugar donde viven, o están buscando protección de una pandilla rival, los niños pueden volverse a una pandilla para obtenerla. El tener a un familiar o amigo cercano en una pandilla puede también gatillar la participación.

Para los padres, el estar activos e involucrados en las vidas de sus hijos es una forma de mantenerlos alejados de las pandillas, según explica el Instituto. Encontrar un lugar seguro para vivir, trabajar con autoridades locales para minimizar el crimen en el área e incluso formar grupos comunitarios para monitorear a los niños durante su tiempo libre puede también ser beneficioso.