Deportes

dontrelle willis ansiedad
Tony Dejak/AP
Detroit Tigers' Dontrelle Willis

Lanzador de los Tigers Dontrelle Willis toma un descanso por desorden de ansiedad

marzo 31, 2009
por Denis Cummings
El lanzador de los Tigers Dontrelle Willis se perderá el inicio de la temporada de béisbol a causa de un desorden de ansiedad, una condición que ha afectado a muchos otros atletas profesionales.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Willis diagnosticado con desorden de ansiedad

Este domingo, el lanzador de los Tigers Dontrelle Willis, un ex-ganador de 22 juegos que ha luchado por mantener su autocontrol en años recientes, fue incluido en la lista de discapacidad de 15 días por causa de un desorden de ansiedad.

El diagnostico fue hecho por los doctores del equipo y especialistas que realizaron exámenes de sangre a Willis a principios de mes. “Los estudios sugieren que no existen exámenes de laboratorio capaces de diagnosticar los desórdenes de ansiedad, pero estos exámenes pueden ser utilizados para buscar causas físicas de los síntomas, eliminando así otros posibles factores,” explica Jason Beck de MLB.com.

Willis aceptó el diagnóstico y accedió a recibir tratamiento. “Nunca estoy deprimido,” dijo. “Siempre he tenido altos niveles de energía. Esto es algo totalmente diferente. Siempre he sido alguien optimista, pero ellos ven algo totalmente diferente… no estoy loco. Mis compañeros de equipo creen que estoy loco, pero no es así. Esto es algo totalmente diferente que me preocupa. Esto es algo en mi sangre.” 

Los Tigers no han revelado una fecha exacta para el retorno de Willis al equipo. En un caso similar, el lanzador de los Kansas City Royals Zack Greinke se perdió la mayor parte de la temporada 2006 luego de dejar el equipo durante el Entrenamiento de Primavera para tratar su desorden de ansiedad.

Trasfondo: Atletas con desórdenes de ansiedad

Zack Greinke

Zack Greinke fue in renombrado lanzador que debutó con los Kansas City Royals en el 2004, cuando tenia 20 años. Sin embargo, comenzó a detestar el juego, y se volvió taciturno a medida que luchaba consigo mismo en la colina del lanzador. Greinke pensó en dejar el equipo, y casi lo hizo en el 2006 cuando abandonó la cancha durante un entrenamiento.

Greinke, cuya familia tiene un historial de depresión, fue diagnosticado con un desorden de ansiedad social y obligado a tomar medicamentos. Luego de varios meses de entrenamiento y juegos en la liga menor, Greinke comenzó a disfrutar del béisbol nuevamente. Volvió a jugar con los Royals en septiembre, y desde entonces se ha convertido en uno de los mejores lanzadores jóvenes de la liga mayor.  

Jim Eisenreich

Jim Eisenreigh creció sufriendo de lo que luego seria diagnosticado como Síndrome de Tourette, que ocasiona espasmos musculares y frecuentemente dificulta la respiración. Cuando Eisenreigh llegó a las ligas mayores como jugador en la cancha externa, se vio por primera vez rodeado de fanáticos, y comenzó a sentir vergüenza por sus extraños espasmos musculares entre lanzamientos.

La ansiedad de Eisenreigh se volvió tan severa que muchas veces debía abandonar la cancha en medio de una entrada. Eisenreigh se retiró en 1984 para recibir tratamiento para su desorden y fue oficialmente diagnosticado con Tourette. Luego de dos años de tratamiento aprendió a manejar su Síndrome de Tourette y su ansiedad severa, lo que le permitió volver a jugar béisbol y tener una exitosa carrera como atleta profesional.

Ricky Williams

Ricky Williams ganó el trofeo Heisman jugando fútbol americano para la Universidad de Texas y fue reclutado en quinto lugar en el reclutamiento de la NFL en 1999. Considerado el salvador de los New Orleáns Saints, Williams luchó con la atención de la prensa, y solía dar entrevistas con su casco y visor puestos.

A corto andar, Williams fue diagnosticado con un desorden de ansiedad social, por lo que debió tomar medicamentos y buscar apoyo. “Luego de que me diagnosticaron con un Desorden de Ansiedad Social, me sentí inmensamente aliviado, porque significaba que había un nombre para mi sufrimiento,” dijo. “No estaba loco o era extraño, según pensé por tantos años.”

Su juego en la cancha mejoró drásticamente, y llegó a ser uno de los mejores jugadores de la NFL. Sin embargo, Williams ha luchado por permanecer en la NFL a causa de su continuado uso de la marihuana, que supuestamente utiliza para ayudar a controlar su ansiedad.