Internacional

coca Bolivia, Bolivia producción de coca
Ronald Zak/AP

Presidente boliviano Evo Morales busca despenalizar la coca

marzo 11, 2009
por Denis Cummings
El presidente boliviano Evo Morales pidió que las Naciones Unidas removiera la hoja de coca de su lista de drogas prohibidas, argumentando que es parte de la cultura e identidad de su país.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Morales aboga por la despenalización de la coca

En un discurso pronunciado el miércoles ante la Comisión de Drogas Narcóticas de las Naciones Unidas, el presidente boliviano Evo Morales masticó una hoja de coca y llamó a los delegados a despenalizar la hoja, que es el ingrediente base de la cocaína. Morales declaró que “si es una droga, entonces deberían mandarme a la cárcel.”

Por siglos, la coca ha sido utilizada en Bolivia para propósitos médicos y por su propiedades reductoras del hambre. La coca es utilizada también en ceremonias religiosas y en productos tales como té, galletas, jabón, shampoo y pasta dental.

Morales explicó que “las hojas de coca no son lo mismo que la cocaína, no dañan la salud, no tienen efectos psicológicos y no son adictivas.”

Las hojas de coca se venden legalmente en Bolivia, pero no pueden ser exportadas sin un permiso especial. Por ejemplo, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos permite que la coca se importe a la compañía química Stepan Chemicals, basada en los Estados Unidos, que elimina los químicos adictivos de la hoja y se la vende a Coca-Cola, que a su vez la utiliza como saborizante.
La hoja de coca fue clasificada como narcótico por las Naciones Unidas en la Convención sobre Drogas Narcóticas de 1961, que determinó que el cultivo de la hoja debía ser abolido dentro de los 25 años siguientes. En 1988, Bolivia pasó leyes que establecían límites estrictos a la agricultura de coca, y trabajó con los Estados Unidos para erradicar las granjas ilegales. 

Morales, quien solía ser un granjero de coca, asumió como presidente en el 2006 con planes de industrializar la producción de coca. Morales eliminó la erradicación militar de las plantaciones y construyó fábricas estatales para manufacturar productos de coca. Estas políticas han sido fuertemente criticadas por las Naciones Unidas, y han contribuido a expandir la brecha entre ambos países; a fines del año pasado, Morales expulsó al embajador de los Estados Unidos en Bolivia y a todos los trabajadores de la Drug Enforcement Agency (Agencia de Seguridad de Drogas), acusándolos de espionaje.

Con el incremento en la producción de coca y sin la presencia de la DEA para monitorear el tráfico de drogas, muchos expertos temen que la exportación de cocaína desde Bolivia – el tercer mayor productor mundial de esta sustancia después de Colombia y Perú – crecerá dramáticamente. Durante los primeros dos meses del año 2009, las operaciones de narcóticos en Bolivia han incautado tres veces más cocaína que durante los primeros meses del año pasado.

A pesar de que este incremento puede ser el resultado de una mejor monitoreo, muchos piensan que es realmente indicativo de un aumento en la producción de cocaína. Cristina Albertin, directora de la Oficina de Drogas y Crimen de las Naciones Unidas en Bolivia, dijo a Reuters que “hemos visto en los años pasados que el tráfico de drogas se ha expandido en Bolivia . . . el procesamiento de la hoja de coca para convertirla en drogas está ocurriendo a lo largo de todo el país.”

Referencia: La hoja de coca

De acuerdo con el libro “Cocaine the Legend” (“Cocaina, la leyenda”), el cultivo de hojas de coca en la región andina data desde 2500-1800 A.C. Al masticarla suavemente, la coca puede reducir la sensación de hambre y ayudar a “aliviar dolores de cabeza, dolores de muelas y calambres intestinales, entre otras cosas.” La hoja de coca puede usarse también en forma tópica para aliviar la artritis y los huesos rotos.