Internacional

Mauricio Funes el Salvador, FMLN el salvador, Arena El Salvador
Dario Lopez-Mills/AP
Mauricio Funes, candidato presidencial del Frente de Liberación Nacional Farabundo Martí
(o FMLN) pronuncia su discurso de victoria este domingo en San Salvador.

Victoria presidencial de la izquierda trae cambios políticos en El Salvador

marzo 17, 2009
por Anita Gutierrez-Folch
La victoria de Mauricio Funes en El Salvador termina con 20 años de gobierno conservador, y presenta también nuevas preguntas sobre el futuro del país.
  • Enviar Por E-mail
  • Comentarios

Vientos de cambio en El Salvador

Esta es la primera vez en la historia de El Salvador que la izquierda gana una victoria presidencial. La Alianza Nacionalista Republicana, mejor conocida como Arena, ha mantenido control del poder por casi dos décadas, imponiendo un gobierno estrictamente conservador. En esta elección, sin embargo, Mauricio Funes, ex–periodista televisivo y representante del partido FMPN (Frente de Liberación Nacional Farabundo Martí), derrotó al candidato de Arena Rodrigo Ávila ganando un 51.3% de los votos, según informó Reuters. 

El FMLN es un partido izquierdista fundado en 1980 por las guerrillas Marxistas que buscaban usurpar el poder de manos del gobierno conservador. Luego de pasar casi 20 años en la oposición, el FMNL finalmente ha logrado su cometido.

Durante su largo gobierno, el partido de derecha hizo poco para reparar las arraigadas inequidades sociales del país. Según informa The Associated Press, El Salvador tiene una de las tasas de homicidio más altas de América Latina, causada mayormente por los violentos altercados entre las poderosas pandillas traficantes de drogas.
The Washington Post informó que durante su campana, Ávila había insistido en que una victoria del FMLN destruiría la relación del país con los Estados Unidos, convirtiendo a El Salvador en un “satélite izquierdista del Presidente venezolano Hugo Chávez.” Funes, sin embargo, se considera similar al Presidente Obama en su “promesa de ser un agente de cambio” para la nación Salvadoreña.

The acuerdo con The Associated Press, la administración de Obama está esperando trabajar conjuntamente con el gobierno de El Salvador. Esto constituye una significativa diferencia para con la administración de Bush que sugirió en el 2004 que si el FMLN resultara victorioso, las relaciones entre los Estados Unidos y El Salvador se deteriorarían.

Trasfondo: La Guerra Civil en El Salvador

El conflicto entre Arena y el FMLN se originó durante la Guerra Civil de El Salvador, de 12 años de duración. Durante los años 70, las desigualdades sociales, la débil economía y la represiva dictadura generaron descontento en el país. La guerra civil estalló entre el gobierno de El Salvador, gobernado por el derechista Partido Conciliatorio Nacional (PCN) desde 1961, y las guerrillas izquierdistas lideradas por el FMLN. Las guerrillas del FMLN se refugiaron en la selva, desde donde resistieron los ataques de las fuerzas militares de la derecha. Los Estados Unidos se unieron al bando de la derecha, ignorando su registro de violaciones a los derechos humanos.

En 1984, José Napoleón Duarte, un civil moderado, fue elegido presidente en un intento de ofrecer una alternativa a los extremos de la derecha y la izquierda. Sin embargo, los mejores esfuerzos de Duarte no fueron suficientes como para terminar con la guerra. En 1989, la derecha tuvo su triunfo, eligiendo a Alfredo Cristiani del partido Arena como presidente. La guerra terminó oficialmente gracias a un acuerdo patrocinado por las Naciones Unidas el 16 de enero de 1992, luego de 12 años de conflictos y la pérdida de 75,000 vidas.

A lo largo de la guerra, alrededor de 2.5 millones de personas – aproximadamente un cuarto de la población general de El Salvador – han huido a los Estados Unidos, creando una fuerte presencia en el país. Muchos ciudadanos de El Salvador viven hoy en California del Sur.

Tema relacionado: Los Estados Unidos apoya a las guerrillas derechistas en Nicaragua

En 1979, Nicaragua era gobernada por un gobierno izquierdista establecido por los revolucionarios Sandinistas luego de derrocar a brutal y corrupto dictador Anastasio Somoza Debayle. Los ideales de este gobierno eran contrarios a los intereses de los Estados Unidos en la región, y eran considerados un peligroso vehiculo para las estrategias políticas soviéticas. En 1981, como una medida preventiva, el Presidente Ronald Reagan permitió a la CIA financiar y entrenar a las guerrillas contrarrevolucionarias de Nicaragua, los “Contras”, compuestas mayormente de soldados de la antigua Guardia Nacional de Somoza.

En noviembre de 1986, una revista libanesa reveló el escándalo de venta secreta de armas entre los Estados Unidos e Irán. Semanas después, el Presidente Ronald Reagan y el Fiscal General Edwin Meese presentaron a los norteamericanos un memo escrito por el Teniente Coronel Oliver North especificando que una porción del dinero recaudado de la venta de casi 48 millones de dólares en armas a Irán seria utilizado para ayudar a los Contras en Nicaragua. Los eventos generaron un gran escándalo político conocido como el caso Irán-Contra.